Publicado el: 15 Dic 2014

DEBATE: ¿Dónde está realmente Olalíes?

Valdeolayés (Foto Toño Huerta)

Valdeolayés (Foto Toño Huerta)

Recogemos un interesante coloquio en nuestra página de Facebook sobre la ubicación del topónimo en el cual Pelayo aniquiló definitivamente a las fuerzas musulmanas

El debate surge tras la publicación de la noticia de que el ilustrador Javier Marinas va ser el autor de la tira cómica de La Voz del Trubia que se titulará “Crónicas de Olalíes”. Este topónimo, que los diversos historiadores no han sabido localizar aunque en su mayoría lo situan entre los concejos de Proaza y Santo Adriano, hacer referencia al lugar en el que Pelayo, tras salir vioctorioso en la batalla de Covadonga, aniquiló por completo al ejército de Munuza y al propio Munuza, que huía por estastas tierras buscando quizás la salida a la meseta a traves de la cordillera cantábnriba.

Inicia el debate Carmen Arias, que lo que dice es que le parece muy bien que se conozca Olalíes. Roberto Velasco también lo aprueba, y pide que se explique lo que significa Olalíes. Toño Huerta le responde diciéndole que, resumiendo mucho ” Olalíes hace referencia a “Valdolayés”, una valle que baja de la zona de Dosango y llega hasta la carretera de Tenebredo, paralelo al desfiladero de la Covallada (o de Las Xanas). En ese valle es donde se produjo la batalla que las crónicas llaman “de Olalíes”, y donde tras la derrota de Covadonga, los musulmanes liderados por Munuza, en su huida hacia Castilla, fueron nuevamente derrotados.

images (3)

Recreación histórica del Rey Pelayo

Casimiro Álvarez, sin embargo, discrepa de esta versión y recurre al historiador Sánchez Albornoz: “ Sánchez Albornoz sitúa la muerte de Munuza en Proaza, cuando al darse cuenta del error cometido en la retirada, por haber seguido el cuso del río Trubia en vez de ascender hacia el Camín Real de la Mesa y, sufrir  otra emboscada en Peñas Juntas, Trató de remontar hacia la Collada de Aciera con destino al Puerto de Ventana. Resulta del todo inconcebible que hubiese intentado pasar con tropas y bagajes, por el Desfiladero de la Xanas; de aquella no existía la senda actual y por el reguero es imposible subir”.SAe basa Casimiro en la obra de Albornoz  “El reino de Asturias. Orígenes de la nación española” . Regresa Toño Huerta al debate y matiza: “El valle de Valdolayés no es el desfiladero de Las Xanas, es uno paralelo, situado más al norte, entre Peña Rey y Los Navalinos (más o menos va de Dosango hasta el depósito de agua que hay en la carretera de Tenebreo). Albornoz no concreta el lugar exacto de la batalla, hablando de “un lugar cercano a Proaza”. Sin embargo, en los últimos años, ha habido varios estudios que parecen apuntar que fue este lugar de Valdolayés el antiguo “Val de Oaliés”. Fue una zona de paso importante, ligada al Camín Real de La Mesa y al del Puerto de Ventana, además de contar con un asentamiento castreño y un posterior asentamiento medieval. En cualquier caso, es de suponer que los estudios sigan avanzando y nos vayan aclarando un poco más este episodio histórico”. Añade Huerta que además del trabajo de Albornoz, que ya tiene 40 años, “hay otros más recientes, como los que está haciendo Jesús Fernández, arqueólogo de La Ponte o el artículo de Javier Fernandez Conde y Antonia Pedregal titulado Evolución Histórica del territorio de Santo Adriano y génesis del poblamiento medieval.

Casimiro contesta a Toño Álvarez que “desmerecer la opinión de Claudio Sánchez Albornoz, sobre Olalíes, coincidente, por otra parte, con la versión de Bellmunt y Canella, en favor de opiniones tan poco fundadas, que son capaces de negar evidencias palmarias, cómo cuando retuerce la historia para negar la relación de Olalíes con San Vicente de Proaza, aduciendo que a Proaza le corresponde Stª Locaya, ignorando que ésta última está en Proacina, Parece muy peregrino. Opiniones hay a gusto de todos, algunas muy grandilocuentes de verdaderos charlatanes y hasta frustrados políticos locales. ¿Cómo es posible imaginar qué el caudillo Munuza en su retirada hacia el Camín Real de la Mesa retrocediera para subir por un lugar tan angosto como Valdolayés, la Arquera y terminar atravesando Andrúas a 1.200 m. de altura, exactamente al revés de cualquier lógica?

Claudio Sánchez Albornoz

Claudio Sánchez Albornoz

Álvarez, para reforzar su opinión vierte el texto literal de Albornoz al respecto: ” Las estribaciones de los Picos de Tene y de las alturas de Serandi forman, al pie o en las laderas de los montes del sur y de levante, crestones como murallas pétreas que se cierran hasta constituir a manera de hoces. Pero el escollo verdadero comienza muy poco después del valle de Proaza o de Olalíes, cuando el cauce del Trubia dobla, aguas arriba, en dirección oeste, para, enseguida, al recobrar su primitiva marcha, de mediodía a septentrión, atravesar la terrible pero bellísima hoz de Peñas Juntas o Caranga. Cruza entonces el río entre elevados, rocosos y pelados cerros, a trechos verticales y a trechos cóncavos, que de ordinario se encuentran separados por menos de diez metros y los están a veces por cuatro o cinco varas. Si los sarracenos desde fuentes, pronto se convencieron de lo vano de su intento: hubieron de volver sobre sus huellas y desde el valle de Olalíes hubieron de disponerse a ascender por los pasos ya descritos. La collada de la Aciera permite subir hasta Villamejin y hacia Quirós y cruzar la cordillera por el puerto de Ventana. Más ya en la misma entrada de la hoz de Peñas Juntas y al retroceder hacia Proaza, ya al intentar transponer los crestones rocosos que cierran la salida meridional del valle de Olalíes, los astures cayeron sobre las desconcertadas huestes de Munuza y las aniquilaron, pues no había allí salida ni salvación posible para ellos. El caudillo pereció en el combate”.

Por su parte, Toño Huerta, partiendo de que todas las opiniones son respetables, dice que  “lo mismo que por llamarse Albornoz, Tuñón de Lara o Pío Moa no significa tener la verdad absoluta, tal y como están refrendando muchos descubrimientos arqueológicos y documentales (y no meras hipotésis); también la toponimia tiene mucho que decir en estos asuntos”. Acude también a la toponimia como fuente histórica de primer orden ya que “si tenemos en cuenta que uno de los ramales del Camín Real de La Mesa, el más directo a Oviedo y, de ahí, al surco prelitoral proveniente de Cangas de Onís, pasaba por Tenebreo, Lavares, Caces…es más que probable que el topónimo “Olaliés” se relacione con el actual Valdolayés. En cualquier caso, a día de hoy, y repito, con documentación y materiales en la mano, aún se sigue discutiendo este tema (como muchos otros relacionados con la historia), por lo que a mi también me parece aventurado admitir al 100% una hipótesis como la de Sánchez Albornoz, que es tan repetable como la tesis de Jesús Fernández o Fernández Conde, sin desmerecer ni la una ni las otras.”

Comentarios:
  1. Oreyallarga dice:

    Hombre, sustituir en el pie de la foto principal el nombre de Valdolayés por Valdeolalies, suena un poco …

  2. Oreyallarga dice:

    La nueva foto de Toño Huerta, que ahora aparece, nos da una idea clara de la angostura de Valdolayés para una retirada con destino a ninguna parte (Andrúas) (hay que olvidarse del trazado de la carretera que lo corta, que entonces no existía) teniendo 1oo metros abajo una estupenda vega llana, hasta Peñas Juntas; tanto si se dirigían al Puerto Ventana cómo al Camín Real de la Mesa.

  3. […] pueblo de Dosango y cruzamos Valdolayés, donde muchos historiadores situan la batalla de Olalies, donde Pelayo, tras Covadonga, derrotó definitivamente a los musulmanes capitaneados por Munuza a quién también dio muerte. Allí mismo esta Peña Rey en honor a don Pelayo según lo que cuentan […]

  4. […] pueblo de Dosango y cruzamos Valdolayés, donde muchos historiadores sitúan la batalla de Olalies, donde Pelayo, tras Covadonga, derrotó definitivamente a los musulmanes capitaneados por Munuza a quién también dio muerte. Allí mismo, está el alto llamado Peña Rey en honor a don Pelayo, […]

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa