Publicado el: 14 Ene 2015

El Plan de lobo no contenta a cazadores ni a ecologistas

Lobo ibérico

Lobo ibérico

AMBOS SECTORES, AUNQUE POR DIVERSAS RAZONES, ENTIENDEN QUE PARTE DE UN ESTUDIO DEFICIENTE SOBRE LA SITUACIÓN DE LOS CÁNIDOS

El plan del Lobo está listo para ser aprobado en el próximo Consejo de Gobierno del Principado de Asturias. Sin embargo, no acaba de convencer ni a unos ni a otros. Los ecologistas creen que solo pretende controlar a la población del lobo e indemnizar a los ganaderos y que parten de un estudio deficiente y los cazadores consideran que también se parte de una base errónea respecto a la población, que a su juicio es mayor.

Las entidades conservacionistas consideran un «despropósito» el Plan del Lobo aprobado, «sin tener en cuenta las propuestas ambientales por tanto sin consenso alguno. Alberto Fernández Gil, como vocal por las entidades conservacionistas en el Comité Consultivo del lobo en el Principado de Asturias explica que todos los indicadores, ya sean sociales (número de explotaciones afectadas, de ganado y de ganaderos afectados), como económicos (efecto en la renta, tanto de los ganaderos afectados, como sobre el sector en su conjunto) señalan que «los daños de la fauna salvaje y de los lobos en particular no afectan a la viabilidad del sector ganadero en Asturias. Teniendo en cuenta, además, que el sector está fuertemente subsidiado con fondos públicos, consideramos que no se puede aseverar que un factor (el lobo) que afecta a menos del 1% de la cabaña y a apenas al 5% de las explotaciones sea un problema para el desarrollo de las explotaciones agrarias. Por tanto, consideramos que el planteamiento, el diagnóstico, sus actuaciones y herramientas del presente borrador de plan han de ser profundamente modificadas».

El desarrollo del Plan, en opinión de los conservacionistas,  se basa en dos herramientas que acumulan la práctica totalidad de los esfuerzos económicos y humanos para su ejecución como son el pago de daños y los controles de población. «Ambas son deficientes, y están suponiendo de hecho un incremento de la conflictividad que se pretenden solventar».

Por su parte Anselmo García Magdalena, representante de la Sociedad de Cazadores de Teverga considera que los estudios de población del lobo en los que se basa el Plan parten de “un error inexplicable, totalmente alejado de la realidad y que invalida por sí solo el plan de gestión”

El portavoz de los cazadores teverganos estima que en Asturias  hay realmente 90 grupos familiares, es decir, 450 lobos, a los que hay que añadir los lobos itinerantes que estima en 90 ejemplares. Por eso dice “que a nadie le extrañe esta cifra, esta cifra es la real, como mínimo, y lo sabe todo el mundo. Todo el que anda más de 300 días al año por el monte, y ahí se incluyen ganaderos, cazadores y guardería del Principado, sabe que esta cifra es la real. Lo lobos no se ven, no son fáciles de ver, y los daños no siempre se encuentran, no siempre se valoran.” Para los cazadores teverganos es “determinante” que el censo o la estimación que se haga de la población de lobos en Asturias se acerque más a la cifra real, “porque de ahí depende que el plan de control pueda ser efectivo”.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa