Publicado el: 19 Feb 2015

¿Debería permitirse la caza del oso?

Caza del oso en los años veinte (s. XX)

Caza del oso en los años veinte (s. XX)

LOS CAZADORES ABREN EL POLÉMICO DEBATE EN UNAS JORNADAS SOBRE LA ACTIVIDAD CINEGÉTICA EN ASTURIAS

El presidente de la Federación Asturiana de Caza, Valentín Morán, tocó ayer un tema tabú en Asturias: la caza del oso. Surgió el debate al preguntar si, en el caso de que el oso pardo se recuperase sería legítimo considerarla nuevamente especie cinegética. No parece haber dudas sobre el crecimiento de la especie (al menos en los valles del Oso). El alcalde de Proaza, Ramón Fernández, declaraba en una entrevista a La Voz del Trubia  en soporte papel que cada vez había más osos en la zona: «hay zonas en los que ya se ven de día y hay que mantener el equilibrio, porque si no empezarán a ser un problema». Otra cosa es que algún día se vuelva a permitir cazar a estos animales, considerados ya el símbolo de la comarca de los valles del Trubia.

Se habló de ello durante la celebración de las I Jornadas «Realidad de la actividad cinegética en Asturias. Caza y sostenibilidad», un encuentro organizado por el restaurante De Torres de Felechosa y que reunió en una mesa redonda a cazadores, conservacionistas y a la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos del Principado.

Fue el moderador de la mesa, Pedro Laguna, quien se atrevió a lanzar la polémica pregunta: «¿Consideráis que debería de permitirse la caza del oso, un animal con una buena reputación social, si la especie se llega a recuperar?» y añadió que ninguna especie tiene que ser descartada dado que una población elevada de plantígrados «también puede ser un perjuicio para los vecinos del ámbito rural».

El debate tiene razón de ser en el momento en que existe el precedente del lobo, otra especie protegida que puede ser cazada por motivos de control y equilibrio de población. Desde la Consejería, sin embargo, dijeron que no era el momento de sacar este tema. Por supuesto, el presidente del Cepesma Luis Laria, que también estaba en la mesa, se opuso radicalmente a esta idea y recordó que los osos habían sido y son un impulso económico gracias al turismo que generan.

Comentarios:
  1. Oreyallarga dice:

    Mucho ruido y pocas nueces.
    Plantear la posibilidad de cazar osos en un futuro sería una ingenuidad, si no fueran ganas de publicidad, mucho más si tenemos en cuenta, que a pesar de la sobrecarga de lobos no los consideran especie cinegética, para organizar cacerías privadas los jefecillos de medio ambiente y sus adláteres.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa