Publicado el: 09 Mar 2015

Partidazo en la cumbre

Un momento del encuentro de la Juve

Un momento del encuentro de la Juve

JUVENTUS DE TRUBIA 4 – ABLAÑA C.F. 3

Berto Soto

Juventus de Trubia – Ablaña CF Partidazo en la cumbre. La Juve se enfrentó ayer domingo 8 de marzo al Ablaña CF en un auténtico partidazo donde ambos equipos se jugaban, de poder a poder, algo más que 3 puntos sobre el sintético de San Claudio. El equipo de Ablaña tenía tan sólo 2 puntos más que la Juve y ocupaba la segunda posición en la tabla. Una victoria de los de Mieres hubiera supuesto ya una brecha muy grande y la pérdida de casi todas las opciones de ascenso para la Juve, dados los pocos puntos que quedan ya por disputarse. Sin embargo, la victoria por 4-3 del conjunto cascarillero otorga ahora a los trubiecos el segundo puesto en la clasificación, ocupando una de las dos plazas que dan acceso a Primera División. El partido comenzó con un ritmo físico muy alto por parte del conjunto visitante. Debido a este punto más de intensidad, Ablaña rondaba de forma frecuente el área Juventina, llevando el peligro a las inmediaciones de la portería de Agüera, pero fue Pelayo quién tuvo la mejor opción en los primeros compases al intentar controlar un rechace del portero de Ablaña que finalmente se fue largo. Una vez cumplida la primera media hora de juego, si en la pasada jornada la Juve se llevó el partido a balón parado, en esta ocasión casi se le escapa de la misma forma, ya que en una falta lateral despejada por la defensa Juventina, el número 7 de Ablaña disparó recogiendo el balón en segunda jugada. El tiro no fue bueno, pero con tanta gente por el medio el esférico se coló botando por el palo derecho sin que Agüera pudiera hacer nada, situando el 0-1 para los Mieres. En la siguiente jugada ocurrió exactamente lo mismo a la salida de un córner y un jugador visitante recogió el balón rechazado, nuevamente en segunda jugada, para colocar el 0-2 en el marcador, que ponía muy cuesta arriba el partido para los de Trubia. Tocaba remontar y poco después, Pablinho recibió un balón al borde del área cediendo a Oli para que éste disparase desde la frontal, anotando el 1-2 en el minuto 40. El gol dio alas a los de Trubia y pocos minutos después Dani, tiró de manual para colocar un magnífico centro chut que superó al portero y supuso el 2-2, justo antes del descanso, al más puro estilo Goikoetxea en el Mundial de Estados Unidos 94 contra Alemania. La Juve había tenido que remontar dos goles en la primera parte pero todavía tendría que remontar uno más, ya que Ablaña volvió a adelantarse en el marcador cuando su delantero empujó a la red un centro desde la banda izquierda, en posible posición de fuera de juego que el colegiado no pudo apreciar, situando el 2-3 en el electrónico. Pero ésta iba a ser la mañana de Oliver y, en la siguiente jugada, el jugador trubieco volvía a empatar el encuentro superando al portero visitante con una magistral vaselina desde el pico derecho del área pequeña cuando aún restaban 20 minutos para el final del partido. el 3-3 espoleó al conjunto cascarillero más aún y el derroche físico de Ablaña hacía el partido muy intenso, hasta que Agüera sacó una mano escandalosa haciendo alarde de unos reflejos dignos de un portero de balonmano en un tiro a bocajarro que, de haber sido gol, hubiera supuesto un mazazo enorme para la Juve. La máxima del fútbol nos dice que quien perdona lo acaba pagando y tras esa ocasión fallida del conjunto de Ablaña, Oli marcaría su tercer gol de la mañana y el 4-3 final, convirtiéndose en el héroe del partido al cruzar al palo largo y desde la izquierda un envío en diagonal que Dany ajustó desde el centro del campo. Ablaña apretó mucho en el último cuarto de hora pero la defensa juventina, capitaneada esta vez por Aitor, se mantuvo firme para amarrar el resultado y los tres puntos que sitúan ahora a los de Trubia en la segunda posición de la tabla, dependiendo ya de sí mismos para lograr el ascenso en las próximas, pero no menos complicadas, cuatro jornadas restantes.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa