Publicado el: 22 Mar 2015

[Crítica] Sones medievales en Proaza

Flavia y Verbal

Flavia y Verbal

APLAUDIDO CONCIERTO ANOCHE DE VERBAL Y FLAVIA CON EVOCACIONES MITOLÓGICAS Y REIVINDICATIVAS, EN DONDE BRILLÓ EL VIRTUOSISMO DEL VIOLÍN FOLK BIEN ARROPADO POR EL BOUZOUKI IRLANDÉS 

Proaza/ Fernando Romero

Desde L’Esbardu, anoche, salían sones mitológicos, medievales y también de crítica social y cultural. Verbal y Flavia (Xera y Raíz) músicos vecinos de San Andrés, arrancaron muchos aplausos de un público que disfrutó de lo lindo con el virtuosismo del violín de Flavia y del bouzouki irlandés de 8 cuerdas del que no se despega Verbal. Sones acústicos, muy trabajados dentro del registro tradicional asturiano pero personalísimos, tanto por el dominio instrumental como por el uso de la voz de Verbal. Dos grandes músicos que tenemos en el Valle y que llevan diez años trabajando y ocupando un puesto destacado y merecido entre los artistas asturianos.

Flavia tocando la bandurria asturiana (ravel)

Flavia tocando la bandurria asturiana (rabel)

El concierto comenzó pasadas las once y media de la noche con Valdescabres un tema cuya intención, como dijo Verbal «es que se vea más allá de la caverna de Platón». De la visión filosófica y a la vez terrenal y de reivindicación de los pueblos y caminos que desaparecen, pasaron a Espertar, evocando la mitología astur. Siguieron con Fau, en donde pudimos apreciar ese folk personal de esta pareja de músicos. Del ritmo vibrante y nervioso del violín, a la melodía sosegada y reflexiva, de todo hubo. En el cuarto tema, Tierra, Flavia tocó el rabel o bandurria asturiana, un sonido que nos removió las esencias antiguas que todos llevamos evocándonos un lejano medievo. Con Sol, sin salirnos del universo tradicional, sí encontramos un ingrediente reivindicativo de aquellas luchas del 2011 «cuando intentamos arreglar el mundo». Llegamos a Dúrmite en donde ya rozamos la emoción de las añadas asturianas «agora non mio neñu», cuando la mujer avisaba a su amante de que no era buen momento, tema que ha pasado de generación en generación. El concierto prosiguió por buen camino con Flexia, Yo Quixera, 1934 y Lloza. Músicos entregados a su público en un ambiente propicio como sobremesa de lujo en el local de Merce y Manu, que se está convirtiendo en un referente cultural y gastronómico de los valles del Oso.

Público asistente

Público asistente

Comentarios:
  1. borja dice:

    mas que referente cultural y gastronomico una forma mas de atraer clientela al concejo de proaza gracias a la crisis y en especial a los organos del principado manco y ayunta que como buenos inectos no an sabido utilizar sus medios para activar la zona proacense
    y el problema no son los hosteleros de la zona que por ideas no es
    ofertas gatronimicas tenemos el sabil que lleva 10 años ahora se apunta el lesbardo
    los hoteles como la habadia y la casona el colaboracion con btt ofrecen el alquiler de bicicletas
    otros como torrepalacion crean sus propias jornadas gastronomicas a demas de ofrecer el servicio de llevarte la comida todos los hosteleros de la zona an buscado la forma de traer clientes y filidizar la clientela
    quedando en entredicho las actuaciones de los organimos publicos para atraer habitantes a la zona de los valles de trubia , o mejor como se pidio y se conoce valles del oso

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa