Publicado el: 10 May 2015

Cinco diputados asturianos piden al ministro de Defensa que interceda por los 55

Una de las concentraciones recientes frente a la empresa trubieca

Una de las concentraciones recientes frente a la empresa trubieca

EL COLECTIVO DE DESPEDIDOS DIFUNDE UN MANIFIESTO DESTINADO A LOS CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA DE ASTURIAS PARA QUE FIRMEN UN COMPROMISO FIRME SOBRE EL FUTURO DE LA FÁBRICA POR SI SALEN ELEGIDOS

Los diputados del PSOE Antonio Trevín, María Monteserín, María Luisa Carcedo; el diputado de Foro Asturias Enrique Álvarez Sostres y el de IU Gaspar Llamazares, enviaron hace cinco días al ministro de Defensa Pedro Morenés, una carta en la que le piden una reunión con él para tratar la situación de los despidos de la fábrica de Trubia y promover iniciativas de cara a buscar la readmisión de los 55.

Para ello le piden “que se involucre personal y activamente” en el conflicto y que “interceda con la mayor urgencia ante los máximos responsables de General Dynamics en España y en Virginia (EEUU) para exigirles que se abra una mesa de negociación y que se cumpla el Plan de Integración y mantenimiento del empleo que acabó con la fusión de las fábricas de la Vega y Trubia.”

Por otro lado, hoy mismo la asociación de 55 despedidos de la fábrica de Trubia han difundido un manifiesto dirigido a los candidatos de los partidos asturianos que se presentan a las próximas elecciones generales para que pacten un compromiso firme por si salen elegidos, de cara a buscar vías de solución a este conflicto. Por su interés lo reproducimos íntegramente:

MANIFIESTO POR UNA SOLUCIÓN POLÍTICA

Tres años después de la presentación del engañoso Plan de Integración La Vega-Trubia de General Dynamics a la sociedad política asturiana, dejando en la cuneta “el germen de los 55 despedidos”, la Fábrica de La Vega amanece decorada estos días con las fotos de dos candidatos a la Alcaldía de Oviedo y a la Junta General del Principado de Asturias.

En medio, una alegoría en forma de tenazas, nos invita a romper, a abrir la verja que tantas veces cruzáramos desde que teníamos quince años, cuando una promoción de imberbes y asustadizos mozalbetes entramos por primera vez en La Vega para iniciarnos en los estudios de Formación Profesional, estudios que posteriormente nos llevaría a trabajar durante 31 años en sus instalaciones.

Hasta el año 2012.

Ese año, la vieja factoría ya privatizada junto a su hermana la Fábrica de Trubia, cerraría sus puertas definitivamente, tras largas luchas incruentas, manifestaciones, huelgas…. De poco sirvieron. Habían engañado a los políticos de esta región.

Los mismos políticos que el próximo 24 de Mayo, muchos de ellos, se marcharán definitivamente para sus casas. Con el deber cumplido.

Y los había engañado, General Dynamics Santa Bárbara Sistemas, con un documento que decía “que con el traslado de los trabajadores de La Vega se garantizarían TODOS y cada uno los puestos de trabajo en Trubia”.

Se les olvidó decir por cuanto tiempo.

Porque en Febrero del año 2013, General Dynamics, presentaría un ERE de extinción de contratos para 256 trabajadores en Asturias, entre ellos, “55 despedidos forzosos”, despedidos que todavía hoy seguimos defendiendo en los tribunales el puesto de trabajo usurpado gracias a la genocida Reforma Laboral y a lo que nosotros hemos denominado como “La Gran Mentira”.

Han pasado dos años, y en vísperas de elecciones TODOS los Partidos Políticos sacan pecho con nuestra causa. Alguno de ellos nos recibe a diario, nos cede su espacio público, a otros, les cuesta incluso hacerlo cuando lo solicitamos oficialmente. Pero hoy, todos llevan como bandera la defensa de “los 55 despedidos”, su reincorporación en Trubia a la vista de los grandes y jugosos contratos que la empresa General Dynamics tiene en estos momentos.

Ha comenzado la campaña electoral

Por eso es el momento de alcanzar un pacto político, un acuerdo que esté por encima de “los 55 despedidos”, que vaya más allá y siente las bases de la defensa de un sector que hasta no hace muchos años daba empleo directo a 1200 trabajadores, y que actualmente, en franca recesión, corre peligro de desaparecer.

Pero desaparecerá de Asturias, aunque no del territorio nacional.

Y mientras estamos entretenidos en si son “churras o merinas”, ya hemos dilapidado 200 años de “saber hacer” de la Vega, se han deshecho de todas las líneas de producción de esa factoría, y Trubia, que en estos momentos goza del mayor contrato de su historia, 4.400 millones de euros, no acaba de despegar. Un contrato, por el que están suspirando otras comunidades autónomas y que los políticos de esta región no parecen valorar en su justa dimensión.

El Gobierno de Asturias tenía el mandato de la Junta del Principado de “aunando el mayor número posible de fuerzas”, sindicales, regionales, locales, políticas, dirigir sus esfuerzos a la solución del problema de la Fábrica de Trubia y sus “55 despedidos”. Y sin embargo, no lo hizo.

Pero el Gobierno que el día 24 salga de las urnas, tendrá una nueva oportunidad, en esta ocasión respaldado por la fuerza de quien es conocedor de una situación radicalmente diferente a la que se presentó a su predecesor. La Fábrica de Trubia debe ser el motor de la comarca de Oviedo, generadora de empleo y riqueza, debe reactivar la industria asturiana tan necesitada de inversiones y buenas noticias. Y el próximo Presidente de Asturias, está obligado a exponer en las mesas de negociación donde se debaten temas que influyen en sectores básicos para la economía asturiana, las razones que sustentan y avalen a los trabajadores, para que estos puedan seguir confiando en los políticos.

Lo contrario, sería un nuevo fracaso, la perdida de una nueva oportunidad histórica.

Oviedo 10 Mayo 2015

Comentarios:
  1. Karin dice:

    Un ejemplo más de cómo los políticos se hacen eco de pretensiones de dudosa ética. Los políticos son lo que son porque crecen en terreno abonado

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa