Publicado el: 06 Jun 2015

[Trubia] ¿Qué fue de aquellas fiestas?

Fiestas de Trubia en los años 40. Foto del archivo de Valentín Álvarez

Fiestas de Trubia en los años 40. Foto del archivo de Valentín Álvarez

LA FIESTA DEL CORPUS, LA ÚNICA DE LAS GRANDES QUE QUEDABA DE TRUBIA, REDUCIDA A UNA COMIDA CAMPESTRE MAÑANA ORGANIZADA POR LA PARROQUIA PARA RECAUDAR FONDOS

Mañana domingo se celebra el día del bollu en la Fiesta del Corpus, en el prau de la iglesia, tras la misa y la tradicional procesión. Esta es una de las actividades programadas para recaudar fondos con los que acometer las obras de reforma de la iglesia. Es lo único que queda de aquellas grandes fiestas de Trubia, que por primera vez en décadas no se van a organizar este año.

Los más viejos del lugar no recuerdan ningún año sin alguna de las fiestas del Corpus o de la Fábrica. 2015 pasará a la historia local como el año en que no se celebraron fiestas. Los promotores de las del Corpus confirmaron que no iban a seguir y no hay relevo. Del entorno de Trubia solo Villarín y Las Cuestas mantienen sus fiestas patronales. Trubia ha perdido, por el contrario, las del barrio de La Riera(Corpus), las de la fábrica (que inicialmente pagaba la fábrica de armas), la de Soto, Perlín (se dejaron de hacer hace pocos años), Godos o Pintoria. El alcalde de barrio, Víctor Manuel Alonso Fernández califica la situación de lamentable: “Tengo 65 años y en toda mi vida siempre hubo fiestas en Trubia, y muy buenas. No sé el motivo, aunque se habla de cansancio y de deudas. Los trubiecos tenemos que ponernos las pilas para evitar que el año que viene se repita esta situación”.
El presidente de la Asociación de Vecinos de Trubia, Toño Huerta, explica que desde que se deshizo la Sociedad de Festejos de Trubia (SOFETRU), “ésta vino funcionando a través de una gestora que con el tiempo se convirtió en un negocio particular de una persona que, además de las fiestas de Corpus y de la Fábrica, hacía otras por otras zonas de Asturias.”
Para Huerta esta persona tendría que haber avisado con tiempo a las asociaciones de Trubia para ver si había gente dispuesta a retomar la sociedad de festejos. “En vez de eso, no dio noticias”. Ante esta situación, el dirigente vecinal considera “normal” que no tengamos fiestas; “quizás esté bien un año sin ellas para que la gente se dé cuenta de que las cosas no se hacen solas, que hay que colaborar para conseguirlas”. Huerta anima a los hosteleros de Trubia a que tomen el relevo en la organización.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa