Publicado el: 19 Jul 2015

Emotiva despedida al cura de Teverga

IMG_2075ENRIQUE ÁLVAREZ MORO DEJA SU PARROQUIA, ENTRE APLAUSOS DE SUS FELIGRESES, PARA COMPLETAR EN ROMA SUS ESTUDIOS DE TEOLOGÍA 

F. Romero/ Teverga

Si decían que los católicos estaban en baja forma, no es desde luego el caso de los de Teverga. Varios cientos de personas se agolparon ayer en la Colegiata de Teverga para despedir, entre aplausos, a su cura, Enrique Álvarez Moro, que llevó 15 parroquias del concejo en los últimos cuatro años. Un templo abarrotado de un público entregado  a su párroco cuyo verbo arrancó en varias ocasiones fuertes, sentidos y poco ortodoxos aplausos ante lo que era su última homilía en Teverga. Quique o don Enrique, como prefieren llamarle los de mayor edad, también se emocionó y en varias ocasiones hizo un esfuerzo por contener las lágrimas y seguir con su intervención, una emotiva homilía de despedida llena de palabras de agradecimiento en la que hubo sitio para las viejas expresiones cristianas de paz, amor, fraternidad y comunión, pero también para bromas coloquiales que hicieron sonreir a los presentes, como cuando dijo que al llegar a Teverga un 4 de septiembre de 2011 y le dijeron que tenía que organizar 15 parroquias “me entró pavor, porque no conocía a nadie, aunque luego se convirtió en una auténtica bendición”.

Los feligreses llenaron el templo

Los feligreses llenaron el templo

Enrique Álvarez Moro, de 34 años, deja Teverga “porque el obispo me mandó ir a Roma a prorrogar mis estudios de Teología Patrística”, o lo que es lo mismo, conocer las enseñanzas de los “padres de la Iglesia” en los primeros nueve siglos de su historia. Tres años estará Álvarez Moro en el Vaticano, algo que considera “un regalo” a pesar de la pena que le causa dejar el que fue su pueblo durante los últimos años. Un cura que marcha tranquilo porque reconoce que hizo bien su trabajo parroquial:  “hubo una transformación de 180º y traje la paz institucional”.

Le sustituirá en el cargo el sacerdote Sotero Alperi Colunga, del convento de los dominicos de Oviedo. La Voz del Trubia dedicará un amplio reportaje en su próximo número de agosto en la edición de papel a uno de los curas más populares que ha tenido Teverga y a su emotiva despedida que, sin duda, pasará ya a la historia local de este concejo.

Comida en el claustro tras la misa / Foto de Angel Lagar

Comida en el claustro tras la misa / Foto de Angel Lagar

Tras la misa tuvo lugar una espicha homenaje de sus feligrese en el incomparable marco románico del claustro de la Colegiata.

Comentarios:
  1. Gracias a La Voz del Trubia por estar presente en este acto y dar la noticia a todos los seguidores de este maravilloso medio de comunicación. Gracias Fernando.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa