Publicado el: 06 Oct 2015

Los niños de Buseco y Serandi consiguen que les lleven al instituto

Jasmine, junto a su madre, mira hacia la AS-228 que va a Trubia

Adela Romero junto a su hija

A partir de mañana el Principado ya ha programado la ruta de transporte para ellos

Tres niños, dos de Buseco (Santo Adriano) y otro de Serandi (Proaza) que tenían dificultades de transporte para acudir al instituto de Trubia, verán normalizada su situación a partir de mañana. «Lo conseguimos. Mañana nos ponen la ruta» dijo la madre de los dos hermanos de Buseco, Adela Romero, quien desde que comenzó el periodo escolar lleva moviendo Roma con Santiago para conseguir que les aprueben la ruta sin tener que adelantar el dinero del taxi.

Adela explicaba entonces que no le dan ninguna solución, salvo que se pagase ella el taxi y que luego, al cabo de varios meses, le reintegraran una parte del coste, algo que no se puede permitir “porque estoy cobrando el salario social y si pago el taxi se quedan sin comer y sin vestir”. Esta familia se puso en contacto con el director del Instituto de Trubia, quien hizo las gestiones oportunas con la Consejería de Educación y con la asistente social de la zona. “No puede ser que sea educación pública y obligatoria pero que no haya transporte. Te aconsejan que cambies de pueblo, pero no queremos, vivimos aquí. Luego los políticos se quejan de que la gente joven se marcha de los pueblos. Es normal, no funcionan los servicios públicos”, dijo Romero a La Voz del Trubia cuando comenzó el problema. El ayuntamiento de Santo Adriano les echó una mano durante la primera semana, pero el problema tenía que resolverse en el Principado

Los hermanos de Buseco empezaban el primer curso de la ESO, por eso ha surgido el problema, dado que han terminado el colegio en Proaza y ahora tienen que desplazarse hasta Trubia. Según les había dicho el Consorcio de Transportes de Asturias no tenían derecho a transporte, dado que tiene que haber un mínimo de tres niños.

No es la primera vez que ocurre una situación como esta. El curso pasado, en Serandi (Proaza), una abuela que era tutora de sus nietos, tuvo que adelantar el dinero del taxi. También ha habido casos en Siones (Trubia) en donde unos padres tampoco obtuvieron transporte escolar para sus hijos y tuvieron que trasladar su residencia a Caces.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa