Publicado el: 15 Nov 2015

[Historia del Real Juvencia I] Cómo nació la locura por el fútbol

Racing de Trubia.1919.Zoilo,Oscar Casillas,Cabañon,Octavio,Chichi,Pinocho,Gordo,Antonio el Belgo,Carroceda,Marichu y Arsenio.

Racing de Trubia.1919. Zoilo, Oscar Casillas, Cabañon, Octavio, Chichi, Pinocho, Gordo, Antonio el Belgo, Carroceda, Marichu y Arsenio. Foto de archivo del autor.

El Irrinci y el Rancig, de principios del siglo XX, fueron los padres del equipo trubieco
Por Valentín ÁLVAREZ

Aunque no sabemos la fecha exacta de la llegada del fútbol a nuestra localidad, sin duda se produjo en los primeros años del siglo XX, pues existe constancia de que hacia el año 1915 ya se jugaba al fútbol en Trubia, en el barrio de Junigro. Poco tiempo después en este barrio se formó el primer equipo que hubo en el pueblo, el Irrinci, grito de triunfo que lanzaban los jóvenes al marcar gol. Este nombre, traído por trabajadores vascos llegados a la fábrica de armas, proviene del vasco “irrintzi”, “grito estridente y prolongado de un solo aliento que los pastores gustan de hacer sonar y que los vascos lanzan en señal de alegría”.
César el de Daría, Ovidio, Navarro, Zoilo, Arsenio, Roberto, Manín de Oviedo, Pinocho o Rafael Collantes fueron algunos de los integrantes de aquel primer equipo del Irrinci. Precisamente sería el propio Rafael Collantes quien traería a Trubia el primer balón reglamentario, lo que fue todo un acontecimiento, yendo sus compañeros a recibirlo a la estación del Norte.
Nada tenían que ver aquellos primeros balones con los que conocemos hoy en día: “eran verdaderos sacos atados y requeteados, duros como el pedernal y oscilantes en el terreno como si de por sí mismos tuviesen vida”, recordaba años más tarde uno de aquellos jóvenes.

El primer mecenas
El primer mecenas del fútbol en Trubia fué Paulino “el Sastre”, que gracias a su buena posición económica compró las primeras equipaciones para aquellos futbolistas. Al poco tiempo el Irrinci pasó a llamarse Racing de Trubia, también nombrado en ocasiones Racing Trubieco. De este equipo se conservan algunas fotografías en las que aparecen jugadores que más tarde formarían parte de las primeras alineaciones del Juvencia. La primera directiva del Racing estuvo formada por Saturnino Casillas como presidente con Pepe Javiela, Hevia y Manín de Oviedo entre otros como vocales. Para conseguir algunos ingresos se organizaban rifas en las que los premios consistían en trajes, armarios y todo tipo de enseres.
A finales de 1917 llegaron a Trubia jóvenes procedentes de distintos lugares de España para hacer prácticas en la fábrica de armas tres meses, eran los llamados “obreros filiados”. Con ellos el futbol empezó a practicarse de manera más organizada, pues algunos de aquellos chavales conocían las normas. Enseguida formaron su propio equipo llamado Trubia F. B. Club y esto dio lugar a los primeros partidos de rivalidad local con el Racing de Trubia. Tomás Vidales, Celso Conde, Castrillo, Antoñito, Laureano Guardado, José Ollodia, Francisco Rollán, Manuel Fernández, Obdulio Costa, Severo Gavíria, Paco López o Rogelio Segovia son los nombres de aquellos jóvenes en prácticas que contribuyeron al despegue del fútbol en nuestra localidad.
El fútbol ya era un espectáculo y como tal se anunciaba en el álbum de las fiestas de Trubia de 1918, cuando se celebró un torneo entre tres equipos locales.
El sábado día 13 de julio se jugó la semifinal entre el Trubia Football Club y la Unión Deportiva; al día siguiente el vencedor de este partido disputó la gran final al Racing Club. En aquel álbum de 1918, en el que llama la atención el uso de algunos términos anglosajones, aparecen las alineaciones de los tres equipos participantes entre los que encontramos algunos apellidos muy conocidos en Trubia. Los equipos formaron así: Unión Deportiva: portero, S. Larrarte; defensas, R. Fernández y Costantino Julías; medios, R. Álvarez, J. Alonso y J. Andina; delanteros, A. García, L. Lajara, R. Rosell, G. Lengomín y L. Fernández. Trubia Football Club: portero, José Ollodia; defensas, Severo Gavíria y Paco López; medios, Manuel Fernández, Antonio Gómez y Francisco Rollán; delanteros, Obdulio Cuesta, Laureano Guardado, Tomás Vidales, José Castrillo y Celso Conde. Racing Club: portero, Óscar Casillas; defensas, Ovidio Díaz y Angel González; medios, José Menéndez, Manuel Hevia y Roberto Fernández; delanteros, Rufino Hidalgo, César González, Ricardo Álvarez, Antonio Alonso y Antonio Navarro.
A principios de los años 20, coincidiendo con la romería de la fábrica de armas, se disputaba un torneo en el que el vencedor se llevaba una copa donada por la empresa. Habitualmente participaban el Racing de Trubia y los equipos de Udrión y San Andrés, formado éste por jugadores como Laín, Sarandeses, Avelino o Arias de Velasco. Así ocurrió en el verano de 1921 cuando se disputó un trofeo entre el Racing Club Trubieco y el vencedor de la eliminatoria entre el Udrión F. C. y el Español de San Andrés. El domingo 3 de julio de enfrentaron estos equipos por un puesto en la final, con victoria para el equipo de Udrión por 4-2. Los equipos formaron así: Udrión F. C.: Antolín, Carroceda, Julio, Cima, Ramón, Gerardo,Teófilo, Guzmán, Ernesto, Juan y Pin. Español: Maximino, Avelino, Enrique, Lastra, Laureano, Luis, César, Pin, Rafa, Constantino y Ángel. El sábado siguiente se jugó la final en Quintana entre el Racing C. Trubieco y el Udrión F.C. con las siguientes alineaciones: Racing: Marichu, Orcasitas, González, Suárez, Onandía, Colunga, Hidalgo, Casillas, Díaz, Viescas y B.Viescas. Udrión F.C. : Antolín, Carroceda, Cima, F.Álvarez, R. Álvarez, Teófilo, Gerardo, Ernesto, S. Cruz, Fernando y Guzmán.
El resultado final fue de empate a dos, por lo que se citaron para deshacerlo el siguiente domingo. Con gran expectación se celebró el partido definitivo en Quintana pero al final del tiempo reglamentario el resultado era de nuevo de empate a dos goles por lo que se jugó una prórroga en la que el Racing logró dos goles que dejaron el marcador en 4-2. Destacaron por el Racing Óscar, Díaz, Arsenio, Zoilo y “El Gordo” y por el Udrión F. C. los mejores fueron Ernesto, Gerardo, Juan, Guzmán y Barquera.
El fútbol tuvo una gran acogida popular y rápidamente se formaron equipos en casi todos los pueblos cercanos a Trubia; ya en 1920 existían el Berció C.F. o el Pintoria F.C.
En 1922, tan solo cinco o seis años después de su creación, desaparecía el Racing de Trubia, tal como refleja La Voz de Asturias del 15 de mayo de 1924: “Existía en este pueblo una sociedad de fútbol que llevaba como título el Racing de Trubia. Desde hace bastante tiempo a los socios no se les pasa el recibo de pago como socios de la misma y nosotros ahora preguntamos ¿es que se ha disuelto la sociedad?. Pues si así es debe ponerse en conocimiento de todos los socios llamando a junta general y acordando si ha de disolverse. Además como la sociedad tiene varias pesetillas de fondo la junta debe acordar a dónde han de ingresar así como también las copas que posee, ganadas en varios partidos. La junta directiva tiene la palabra”.
La pronta desaparición del Racing de Trubia trajo como consecuencia la fundación en 1923 del Real Juvencia. Gracias a la prensa sabemos hoy de la existencia a finales de 1924 de algunos otros equipos de fútbol en nuestra localidad, como el Udrión F.C. y el Español de San Andrés. También a principios de los años 20 hay constancia de lade otros equipos como el Athletic o el Thetis Nacional de La Riera. Estos equipos competían intensamente con otros de localidades próximas que estaban también sin federar como el Rápido de San Claudio, Olimpia de La Manjoya, Stadium Lugonés, Sporting Gradense, Unión Deportiva de Olloniego o el Sportivo Ferroviario de Caces que en agosto de 1923 estrenaba campo comprado por D. Ladislao Fernández.
Prueba de ello fue el partido de inauguración del campo de El Cruce en Lugones, que se disputó el 7 de junio de 1925 entre el Stadium Lugonés y el Español de San Andrés con resultado favorable a los locales por 3-2.

Afición que crece
La afición en Trubia al futbol crecía sin parar, el campo de Quintana se llenaba partido tras partido e incluso en 1928 se repartía gratuitamente un semanario deportivo y humorístico llamado Sport de Trubia.
A comienzo de los años 30 también existió en Trubia un equipo llamado Los Once Rojos, equipo muy conocido en nuestra localidad que al no estar federado competía con otros similares de pueblos próximos. A diferencia de los primeros años de fútbol en Trubia estos equipos ya tenían una estructura que se parecía a lo que hoy conocemos como una entidad deportiva: un nombre, un uniforme oficial y un terreno de juego más o menos estable, aunque no estaban federados.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa