Publicado el: 27 Dic 2015

Candamo inicia un proyecto para recuperar la fresa autóctona

campo fresas

La finca donde se habilitará el huerto piloto en Grullos

Es un plan a largo plazo en el que colaboran la Universidad de Oviedo y el Serida
Se creará un huerto piloto en Grullos

David Pérez / Candamo

Recuperar la pureza genética de la fresa autóctona de Candamo. Era uno de los puntos del programa que el PSOE presentó en las pasadas elecciones, y también “una necesidad moral”, tal como apunta la alcaldesa, Natalia González, a La Voz del Trubia. El plan está en marcha desde finales de noviembre, en colaboración con el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (SERIDA) y la Universidad de Oviedo, organismos que acompañarán al consistorio candamino en la misión de encontrar la fresa perdida del municipio.

Se requiere tiempo
No obstante, revitalizar el producto que hace más de medio siglo, antes de la era industrial, teñía de rojo las vegas y las tierras altas del concejo no será cuestión de un día, ni de un mes, ni tampoco de un año. Reconquistar una seña de identidad tan especial como ésta requiere tiempo. En ese sentido, el contrato de servicios suscrito por el ayuntamiento para acometer el proyecto concluye en 2018.
De momento, los técnicos del SERIDA ya han recogido los esquejes de la planta tradicional proporcionados por los vecinos, volcados (e ilusionados) con la iniciativa, para trasladarlos a la finca que el organismo posee en Villaviciosa. Allí se procederá a sanear y limpiar las plantas, sondear cuál de las variedades recopiladas funciona mejor y, finalmente, obtener una planta madre de la fresa de Candamo. “Ocurre que la planta autóctona está muy degenerada, es muy vieja. A lo largo del tiempo, por ejemplo, se ha visto afectada por numerosas infecciones y enfermedades”, expone la concejala de agroganadería, Marta Menéndez.

Multiplicación ‘in vitro’
Posteriormente, llegará el turno de los científicos de la Universidad de Oviedo. Su trabajo consistirá en la multiplicación ‘in vitro’ de la planta madre de la fresa candamina. “Esta primera parte del proyecto servirá para determinar cómo es la planta, sus características morfológicas, para avanzar después hacia el proceso de producción”, agrega Menéndez.
En esa dirección, ya está prevista la creación de un huerto piloto en Grullos, en la finca de propiedad municipal situada al lado del colegio, donde ya se desarrollan otros proyectos hortícolas. “Primero habrá que trabajar en las técnicas de riego, sanear la tierra, para observar cómo reacciona el cultivo”, explica la alcaldesa del municipio.
Como también está prevista la inscripción de la planta autóctona, bajo la denominación Fresa de Candamo, en el “Registro de Variedades de Especies Hortícolas desarrolladas para ser cultivadas en condiciones determinadas”, dentro del Registro Nacional de Plantas y Semillas. La Denominación de Origen, a priori, no se contempla. “Cada producto tiene un lugar concreto donde registrarse, dependiendo de sus características”, expone la concejala del área.
Será, en cualquier caso, el primer paso para iniciar un proceso de producción de mayor envergadura que promete convertir la fresa local en un producto gastronómico de alta calidad. “Lo ideal sería la creación de una cooperativa, y que la producción fuera en aumento”, apunta Marta Menéndez. “El fresón de Candamo, el cultivo más extendido en la actualidad, es muy valorado, pero lo es mucho más la fresa autóctona. No se encuentra fácilmente en el mercado, por sus características. Es blanda, muy carnosa, con un sabor y un aroma muy intensos. Creemos que su mercado de salida es la restauración, como un producto gourmet”, añade.
Para la regidora, se trata de “recuperar nuestra planta tradicional para ponerla a disposición de la gente”. “La ilusión se contagia, y desde el ayuntamiento queremos implicar a los productores locales para recuperar las plantaciones que desde hace años no se ven al pasar por Candamo”, concluye Natalia González.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa