Publicado el: 29 Dic 2015

El fuego deja un paraje desolador en la comarca

Monte en Caranga quemado. Foto de Txuma Abarzuza

Monte en Caranga quemado. Foto de Txuma Abarzuza

Trubia y su entorno sufrió 5 incendios, el más grave en Caces

Hoy parece una jornada más tranquila para la comarca, aunque ya se empiezan a ver los resultados de los últimos incendios: un paraje desolador y montes enteros quemados, como es el caso del de Caranga. Hoy ya es posible ver que este fuego fue muy extenso.

El intenso trabajo de extinción y el cambio en las condiciones meteorológicas, con lloviznas y descenso de temperatura, ha permitido ir reduciendo el número de incendios forestales que se contabilizaban en la región y en los valles del Oso, en donde se mantiene activo, aunque controlado, el de Banduxu (Proaza) y en la comarca Las Ablanosas en Candamo y Bárzana en Grado.

Banduxu, ayer. Foto de Juan Vega

Banduxu, ayer. Foto de Juan Vega

En las labores de extinción participaron unos 200 efectivos de Bomberos del SEPA, empresas forestales y Agentes del Medio Natural, además de efectivos de la Unidad Militar de Emergencias.

Para hoy se mantiene el índice de riesgo de incendio forestal en 4, nivel en el que se prohíbe todo tipo de quemas. Algunos bomberos consultados por este diario creen que la mayoría de los incendios están provocados por ganaderos que aprovechan el viento y el calor para quemar los residuos de los bosques y así «limpiarlos», algo que ya ha ocurrido en otros inviernos cálidos de hace unos años. Otros sin embargo prefieren esperar a las investigaciones abiertas antes de dar una opinión.

En Trubia en los últimos días han tenido que participar siete bomberos voluntarios para colaborar en la extinción de incendios en Perlín, Pintoria, Llamas de Arriba, Caces y Siones. Este operativo de voluntarios ha acudido a reforzar a otros bomberos o han llegado a los focos antes de que lo hicieran los profesionales para evitar su extensión y controlarlos.

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa