Publicado el: 11 Feb 2016

Los expertos niegan que los osos cantábricos sean agresivos

La Fundación oso Pardo desmiente que haya habido 38 ataques de osos en la Cordillera Cantábrica en los últimos años

Osa cantábrica adulta / Foto de la Fundación Oso Pardo

Osa cantábrica adulta / Foto de la Fundación Oso Pardo

Expertos de la Universidad de Oviedo y de la Fundación Oso Pardo, con sede asturiana en Pola de Somiedo, han salido al paso de las informaciones que, en los últimos días, se han difundido sobre un aumento de ataques por parte de los osos a personas en la Cordillera Cantábrica. En un manifiesto titulado Los osos cantábricos no son agresivos   José Vicente López Bao de la Universidad de Oviedo y Guillermo Palomero, Juan Carlos Blanco y Fernando Ballesteros, de la Fundación Oso Pardo, niegan que se hayan producido en los últimos años 38 ataques de osos a personas en nuestros montes.

Según explican, un reciente artículo publicado en la revista Scientific Reports y firmado por investigadores de España, Noruega, Suecia, Finlandia, Italia y Canadá ha puesto de manifiesto que al menos el 50% de los casos de ataques de grandes carnívoros a personas en países desarrollados son consecuencia de imprudencias humanas. El trabajo constata un aumento en el número de ataques a personas en las últimas décadas de forma paralela al incremento en las poblaciones de grandes carnívoros y a una mayor presencia de gente en actividades recreativas al aire libre, pero que aún así se trata de eventos muy raros e infrecuentes.

En los últimos días algunas notas de prensa y noticias relacionadas con la difusión de dicho trabajo científico han mencionado la cifra de 38 ataques de oso pardo en la Cordillera Cantábrica en los últimos años. “No obstante” -señalan los expertos “esta información no es correcta y puede llevar a interpretaciones erróneas, teniendo consecuencias importantes sobre el apoyo social a la recuperación de la especie”.

Según los autores de este manifiesto “solo han recogido y analizado información de 10 ataques de oso desde 1950 en la Cordillera Cantábrica y uno en Pirineos, siendo el resto de los datos correspondientes a otro tipo de interacciones. De hecho, desde que se inició el programa intensivo de seguimiento y censo de osas con crías en 1989, tan solo se han documentado 5 ataques de osos a personas en la Cordillera, que se han producido en la zona oriental y han tenido un perfil similar: una carga rápida de un oso sorprendido por una presencia humana muy cercana, con ataque defensivo y sin ensañamiento. En un caso el oso defendía una carroña y otros dos casos se asociaban al consumo de alimentos de origen humano”.

Los expertos señalan que son fenómenos muy infrecuentes y que los osos pardos cantábricos “no son agresivos”. Y aunque constatan que hay más osos y personas en los montes que hace unos años, lo que incrementa las probabilidades de encuentros e interacciones, “se resuelven en la mayor parte de los casos sin consecuencias negativas. Los osos suelen huir ante la presencia humana y solo en raras ocasiones realizan cargas de advertencia al sentirse amenazados”.

Por ello entienden que es necesaria una buena información y una regulación adecuada de las actividades recreativas al aire libre en áreas oseras, especialmente del avistamiento de osos. “Es esencial evitar imprudencias y disponer de un protocolo aprobado para prevenir la aparición de osos habituados o problemáticos e intervenir cuando sea necesario”, puntualizan.

Comentarios:
  1. Francisco Alvarez Diaz (Pachu el Aldeanu) dice:

    SOBRE LOS OSOS PARDOS, U otros animales salvajes:
    Creo que hay muy poca información sobre los riesgos de caminar por los montes que frecuentan los animales salvajes en especial los osos.
    Hoy día hay muchos turistas, senderistas o montañeros como quieran llamarles, que visitan nuestros montes desconociendo los peligros con que se pueden encontrar; van por caminos o sendas en montes de pinos, castaños o hayedos con poca visibilidad en zonas frecuentadas por osos; muchos van con mucho sigilo sin meter nada de ruido, haber si pueden ver un oso de cerca, esto es muy peligroso, si por ese camino viene un oso en sentido contrario y se encuentra sorprendido (asustado) por una persona le puede atacar creyendo que es la persona quien lo va atacar a el, por lo que es una imprudencia pero tal vez por desconocimiento de la persona. Nunca se debe tratar de sorprender al oso. Mi consejo es que cuando se camine por dichos lugares se vocee de vez encuando o se meta algún tipo de ruido, si se va en grupo hablar alto; el oso si te oye se sale del camino, o cambia de dirección.
    He visto otros ir con la intención de acercarse a unos oseznos que se encontraban a unos metros de la madre, con cámara en mano, este riesgo es aun mayor, cuando la madre perciba que alguien se acera a su criá va a por el y quizá no le de tiempo de echar a correr y máximo si se tira de Flax. Mi consejo es que no te acerques, si por causalidad te tropezaste de cerca con ellos date la vuelta alejate, y si tienes que llevar esa dirección vocea, lo mas seguro es que el oso o la osa se aleje.
    Otro grave riesgo es llevar perros mascotas sueltos, no solo por los osos también con venados o jabalís. Les cuento dos casos aunque podría contar mas. Un amigo mio vecino del pueblo, bajaba de las vacas, pasaba por una finca y unos cuantos metros mas allá estaba un venado pastando, el perro que lo acompañaba fue a ladrar al venado, este se revolvió tras el perro, y este al verse perseguido fue corriendo a hacia su dueño, este se tubo que subirse a un árbol, de no hacerlo, lo mas seguro es que los cuernos del venado se incrustaran en su cuerpo. Otro amigo también vecino del mismo pueblo este con una jabalina, su perro fue a por los jabatos salio a jabalina (la madre) el perro a refugiarse al lado del dueño, salvó que estaba debajo de una falla y se colgó de una caña, pasado la jabalina por debajo corriendo detrás del perro, ya se pueden imaginar si le da con el hocico o le clava sus colmillos. Los perros siempre que se ven en peligro corren a los pies de los dueños.
    Mucha gente cree que el oso es mas bien manso que aunque te acerques no te ataca, y lento que corres mas que el, todo lo contrario.
    Yo diría que se debería poner anuncios en las sendas de zonas donde se prevea que puede haber osos con los peligros y los consejos para evitarlos, luego si hay imprudencias responsabilidad de quien las cometa; y no me sirve las estadísticas o es que para tratar de informar de riesgos y mentalizar de los consejos. ¿Tiene que haber muchos accidentes o muertes?

    Pacho el Aldeano

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa