Publicado el: 17 Feb 2016

La Fundación Oso Pardo pide menos “alarmismo” sobre los ataques de los plantígrados

La ONG insiste en la “dieta vegetal” de estos animales y pide rigor y menos sensacionalismo

oso1

Un oso pardo filmado en las cercanías de Tuñón

La denuncia que un ganadero realizó este pasado domingo a este diario sobre un presunto ataque del oso a su caballo, que apareció muerto en una ruta senderista en El Rebellón (Teverga) ha levantado numerosas reacciones, no solo por parte de los ganaderos, sino también de la guardería del Principado y ahora de la Fundación Oso Pardo. Esta ONG, con sede en Pola de Somiedo, ha difundido un comunicado en el que cree que estos casos deben ser tratados “con rigor y sin sensacionalismo” que no impidan “la necesaria cohabitación entre osos y personas”.

Esta Fundación refuerza la respuesta de la guardería, que declaró ayer a LVT que el expediente que se abrió al caso denunciado en El Rebellón, fue por ataque de lobos “y no de osos”, si bien tampoco garantizaron “al cien por cien” este extremo “ya que solo tenemos indicios”.

La Fundación asegura que los osos cantábricos “tienen una dieta predominantemente vegetal y son pocos los casos de expedientes de daños de oso al ganado a lo largo del año, contando incluso los animales muertos por causas naturales y carroñeados después por el oso”, aunque reconocen que “en alguna ocasión” pueden matar alguna cabeza de ganado o atacar algún colmenar.  Añaden que “se está trabajando y se debe continuar avanzando en la prevención de daños y en la compensación económica rápida y eficaz, así como en evitar que los osos se habitúen a la presencia humana” y piden “evitar los alarmismos y divulgar la realidad de la situación del oso pardo y su convivencia pacífica con las personas”. Además explican que la mayoría de los osos se encuentran hibernando en esta época, “aunque es cierto que puede haber algunos ejemplares que pasen activos todo el invierno, pero no existe en todo caso escasez de comida ya que ha sido un otoño excepcionalmente bueno en bellotas y son todavía muchos los frutos disponibles en el suelo de los bosques”.

Esta visión no es compartida por los ganaderos de la zona que han declarado a este diario que muchos de los expedientes que se abren por daños de la fauna salvaje “ocultan que provienen del oso para protegerle y se acepta la valoración como daños de lobo por miedo a perder la indemnización”. Los ganaderos de la Comarca del Camín Real de la Mesa expresan que ha habido un importante aumento de plantígrados que se acercan a zonas pobladas y que atacan al ganado, especialmente a cabras y ovejas.

Comentarios:
  1. Xixones dice:

    Conociendo el perfil de algunos residentes de la zona, me fiaría más bien poco de que la consejería oculte los daños del oso y los trate como daños de lobo…
    Lo que si está claro que muchos se mueven al final únicamente por la pasta: “por miedo a perder la indemnización”. Págame les perres, pero ya me dedicaré yo por detrás a criticar e intoxicar. Como lo del “importante aumento” de los ataques de osos… ¿Qué estadísticas, qué datos concretos manejamos? Porque hay quien se dedica a colgar en las redes sociales fotos de ganado con heridas de supuestos ataques pero ¿cuantos se producen al año? ¿cuantas reses afectadas en relación al total de existente? Señores, más datos, más seriedad y menos pensar en el ombligo.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa