Publicado el: 20 Feb 2016

Candamo se vuelca con su médico

El salón de plenos se quedó pequeño para recibir a los cientos de candaminos que acudieron a homenajear a Ramón Alonso Díaz

El público abarrotó el ayuntamiento para ver a su médico

El público abarrotó el ayuntamiento para ver a su médico

Ramón Alonso Díaz, médico de Candamo, recibió ayer el título de Hijo Adoptivo y la medalla y el diploma de este municipio. El ayuntamiento se quedó pequeño para los cientos de vecinos que acudieron al acto, muchos de los cuales tuvieron que esperar en las escaleras del consistorio y fuera del edificio. Asistió la corporación en pleno presidida por su alcaldesa, Natalia González y el director gerente del Sespa Ramón Riera.

Lo de ayer fue el acto solemne que culminaba un proceso inciado por una comisión especial que fue recogiendo el apoyo unánime de la población respecto a este merecimiento para el médico del pueblo. Comenzó como facultativo en 1976 y tras hacer el servicio militar en el hospital Gómez Ulla de Madrid, obtuvo la plaza en propiedad de médico de Candamo el 13 de mayo de 1978. Su primera consulta estuvo situada frente al cine de San Román en un local poco adecuado que sufría constantes cortes de luz e inundaciones. Allí estuvo en una “situación penosa” varios años. Posteriormente se rehabilitó una vivienda por el propio ayuntamiento y se convirtió en su consulta y vivienda durante 35 años. Luego se instaló el centro de salud en los bajos de la antigua carbonera hasta la construcción del actual centro de salud.

A la izquierda junto a la alcaldesa, Ramón

A la izquierda junto a la alcaldesa, Ramón Alonso

El secretario leyó el informe que justifica el otorgamiento de este título en el que se destaca “su dedicación y humanidad a pesar de trabajar en condiciones precarias”. Incluso llegó a obtener una plaza fija en Ceceda (Nava) que nunca llegó a ocupar por su amor a Candamo. Además, el secretario municipal destacó en la lectura del informe su “dedicación total y absoluta como médico y  el cariño que mostró siempre a sus pacientes. Ha sido más que un médico un referente a seguir durante casi 40 años, un pilar fundamental en Candamo”. Destacó su apoyo a los más desfavorecidos. Fue miembro del Consejo Municipal de la Infancia de Candamo “y ha defendido siempre este concejo allí donde ha estado”. La Corporación aprobó también concederle una calle en San Román, en la que hasta ahora se llamaba Prado Valle, cuya placa se inauguró tras el acto institucional.

Esta es la segunda ocasión que se concede en Candamo un título de hijo adoptivo en los últimos 80 años, según destacó la alcaldesa en su intervención. El anterior al del médico fue a Luis Fueyo, sacerdote de Candamo y vecino, que no pudo acudir ayer al acto al encontrarse enfermo aunque si estuvo presente su familia. Fueyo recibió un aplauso de los presentes en el acto de ayer. Ramón Alonso, muy emocionado, destacó que para él sus pacientes y vecinos son sobre todo “amigos” y dijo que esta distinción era un “orgullo y un honor”.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa