Publicado el: 20 Feb 2016

Raza aubrac, la casina francesa

mariocaretoPor Mario GONZÁLEZ REGUERO, veterinario

Debido a que numerosos ganaderos de la comarca ya poseen ejemplares de esta raza, me veo en la obligación de dar unas pinceladas sobre esta vaca tan espectacular como es la aubrac francesa.

Una vaca aubrac

Una vaca aubrac

Origen
La raza es originaria de los montes Aubraci, al sur del macizo central en los departamentos de Areyán, Cantal, Lozére y Hante-Doine (Mézenc) comarcas con una altitud media de 1.500 metros, lo cual ya nos da una idea de su resistencia y dureza.
Esta raza existe desde hace mucho tiempo aunque su libro genealógico la remonta a 1894 . Ya existen escritos del siglo XVIII en la que se menciona.
Si bien es cierto que el desarrollo exponencial de esta raza no ocurre hasta a partir del año 1979, momento en el cual estaba prácticamente extinguida. Todo fue gracias a la creación de la Unión Aubrac, una asociación de ganaderos enamorados de esta bella res.
Desde hace más de diez años se exporta la genética de esta raza en forma de semen y embriones a más de 15 países: Alemania, Irlanda, Suiza, Rusia, países bálticos, Gran Bretaña, España, Luxemburgo, Portugal, Canada, Estados Unidos, Marruecos, Italia, Estados Unidos, Bélgica, Nueva Zelanda, etc…

Características raciales
Famosas por sus notables cualidades de cría y rusticidad, la aubrac es una raza ideal de madres para la producción de carne, tanto en raza pura como en cruce con toros de razas cárnicas. Son especiales para la reproducción debido a:
– Excelente fecundidad (un ternero cada año)
– Facilidad de parto (cuidado y gastos veterinarios reducidos)
Aptitud para amamantar (poco gasto en alimentos)
-Notable longevidad
Es una raza especializada en zonas de alta montaña y al tipo de alimentación que hay en ellas: pastizales en verano y heno en invierno.
En cuanto a su morfología daremos unos rasgos:
La capa es muy semejante, por no decir igual, que la de nuestras vacas de raza asturiana. Se trataría de una vaca intermedia entre la asturiana de los valles y nuestra vaca casina con un tamaño intermedio entre ambas y un desarrollo corporal muy superior al de nuestra casina.

Cruce industrial
Otra ventaja de esta raza es el impresionante resultado que produce al cruzarlas con sementales de otras razas cárnicas superiores. En Francia, el cruzamiento más frecuente es con charolais, dando como resultado unos terneros de carne híbridos dignos de una vaca charolesa pura.

Conclusión
Se trata de una raza interesante para todo ganadero que busque un animal muy rústico, es decir, muy resistente y productivo. Ideal para estas zonas nuestras de media montaña, todo ello sin menoscabo de la raza asturiana, que gracias a nuestro esfuerzo es una de las mejores razas cárnicas de vacuno del mundo.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa