Publicado el: 21 Feb 2016

El Camino de Santiago, fuente de ingresos para Las Regueras

La ruta jacobea está favoreciendo el despegue del sector hostelero y turístico del concejo, con la apertura de nuevos negocios

(Foto de portada: Peregrino, de Isidro Cea)

tendejon fernando

Rosa María Capita y Fernando Álvarez muestran el libro de peregrinos / Foto David Pérez

David Pérez / Las Regueras

El Camino de Santiago también está empedrado de tópicos. Uno de ellos dice que los peregrinos representan un tipo de turismo que no deja dinero. Pasan, pero no gastan. Los hosteleros regueranos saben que ese lugar común es inexacto. La ruta jacobea es una fuente relevante de ingresos para el sector, especialmente en temporada alta. Por eso están surgiendo en el concejo una serie de nuevos negocios para explotar el tirón del Camino.
Fernando Álvarez, que regenta desde hace años, codo a codo con su mujer, Rosa María Capita, El Tendejón de Fernando, en Escamplero, no es un novato en la materia. Desde hace dos décadas custodia de forma altruista las llaves y el libro de registro del albergue de peregrinos de la zona. Los conoce muy bien. Sabe que las apariencias engañan. “Nadie sabe cuánto dinero puede haber dentro de una mochila”, dice. Y también sabe que no todos quieren dormir en un albergue. “Algunos prefieren hoteles u hostales. Otros contratan incluso turoperadores. Van sin prisa, quieren privacidad, buscan otro tipo de Camino”.
Para retener a estos peregrinos el matrimonio acaba de ampliar su negocio con una pensión de 2 estrellas. En realidad, se trata de la primera pensión de Las Regueras. Y ésta concebida especialmente para los turistas del Camino. “Este tipo de peregrino aparece a partir de los 50 años”, explica Fernando. “Y sobre todo son centroeuropeos”, añade Rosa, que actualmente recibe clases de inglés (ya domina el francés) para atender a los turistas extranjeros. De momento, la pensión cuenta con tres habitaciones (dos dobles, una triple) con baño y un salón común. Si todo marcha bien, no descartan una ampliación.

Dylsia de la Cera a la entrada de su bar tienda en Valduno / Foto de David Pérez

Dylsia de la Cera a la entrada de su bar tienda en Valduno / Foto de David Pérez

Parada en Valduno
Su llegada al sector es más reciente, pero Dylsia De la Cera que en noviembre de 2014 abrió en Valduno el bar-tienda Casa Dylsia, ya piensa en ampliar. Esta trabajadora social también decidió emprender para explotar el filón jacobeo, recuperando el antiguo negocio familiar, que hoy es uno de los locales con más encanto de la comarca y parada obligada para los caminantes. “Mi idea inicial era restaurar la vivienda y el bar para los peregrinos, pero el proyecto se disparaba, así que empezamos por lo más pequeño”, explica. Lo tenía claro. “En la ruta hacia Oviedo no había ningún sitio donde parar, y siempre preguntaban por un sitio para comer o beber”.
El siguiente paso, “si no para el próximo verano, el siguiente”, consistirá en habilitar una terraza con una fuente para que los peregrinos puedan refrescar sus pies a su paso por Valduno, necesidad que ha observado la joven emprendedora reguerana.
Su percepción sobre los turistas del Camino también se enfrenta al tópico. “En comer y beber no escatiman. Suelen llevarse algo para el viaje. Además, es una clientela agradecida, muy abierta y con una gran predisposición”.
La Ruta Primitiva registró en 2015 11.428 peregrinos, el 4,35% del total. Todos pasaron por Las Regueras. Y cada vez tienen más razones para detenerse.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa