Publicado el: 03 Mar 2016

La casa inacabada del puente de Andayón

Por Esther MARTÍNEZ ÁLVAREZ

Él llegó al amanecer con sus aperos de pesca cuando ella salía del agua con su túnica blanca mojada y su cabello rubio  brillando al recién estrenado sol de junio, susurrando esta canción:

Cuentan que al amanecer

mientras duerme la quintana

el galán de tu querer

viene a hablar con una xana…

casa andayonElla le ofreció su tesoro para conseguir su sueño. Un poco más abajo en Covascura ella guardaba joyas y cofres con monedas de oro para dárselas a quien la desencantara y  enamorara.

Él le dijo que al final del río había un puerto donde un barco le llevaría a un país cálido y lejano donde en unos años podría volver rico. Solo necesitaba el dinero para el  billete.

Pronto volvería y construiría una casa para los dos; cerca de su río. En Andayón.

Cada amanecer ella le esperaba en la orilla, hasta que después de tres noches de San Juan, él regresó para iniciar la construcción de  una gran morada en la margen izquierda del río.

El dinero no era suficiente para acabar el proyecto que iban a compartir, y que ya tenía paredes, tejado y vigas de madera.

Él tuvo que volver a la otra orilla del mar en busca de más fortuna.

Ella esperó muchos amaneceres y muchas noches de luna llena.

Él no cumplió su promesa y volvió al pueblo con otra mujer de acento extraño y tez morena para  seguir construyendo su hermosa casa del río.

Cada vez que un albañil o carpintero intentaba finalizar  el  trabajo; un puñado de hilos dorados se enredaban en sus manos impidiéndole continuar. Nadie  creía que las manos y las herramientas de quien osase concluir la obra, terminarían  llenas de misteriosos hilos dorados. Pero así ocurrió.

Por eso la casa del puente sobre el río Andayon, en Las Regueras nunca se pudo concluir; porque a la xana que habitaba en su orilla le rompieron el corazón una madrugada de San Juan, y desde entonces sus paredes encierran  los espíritus de todas las xanas que fueron traicionadas por la ambición de un hombre.

A veces admiten humanos y humanas, y les cosen sus heridas de amor y traición  con hilos dorados…Solo les piden que regresen de vez en cuando a contarles si ya están curados… Yo volví ayer.

 

Comentarios:
  1. Beatriz dice:

    Una Hitoría muy bonita

  2. Wunelfe Karin dice:

    Siempre los hombres causando males; pero ¡ojo!, siendo los causantes no son los culpables. Los hombres los engendra la mujer en su vientre; los pare con dolor (según dicen); los cría con desvelos y sacrificios; los educa y fomenta su personalidad, para con el paso de los años en alguna discusión, decir “eres igual que tu padre”. ¿Será que ellas lo hacen mal?

    • Esther Martínez Alvarez dice:

      El cuento, que no es una leyenda, es un relato inventado,no fruto de la tradición oral sino de la imaginación de la autora, no quiso, hacer un alegato de género, de culpabilidad o de causa. La xana lo engañó y quiso comprar su amor con oro y joyas… buena buena, no era; se vendió por amor, es decir si seguimos analizando igual hasta es la culpable y lo hizo mal. Tendrá que continuar la historia y la puedo convertir en bruja malvada ….
      Un saludo y gracias por los comentarios

  3. Wunelfe Karin dice:

    El relato tiene un final en el que se deduce su origen imaginativo; pues no resulta verídico que la autora de mirada tan sublime haya pasado por experiencia tan traumática. De todas formas el tacto y la dulzura en la exposición de la trama invitan a pensar que la continuidad, en la forma que sea, será de sugerente lectura.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa