Publicado el: 02 Abr 2016

[Reflexiones desde territoriu pésicu] Oportunidades perdidas

Por Poldu ALONSO

Cuando sometemos la actualidad política, tan novedosa que no nueva, al fino tamiz del tiempo, llegan a aparecer imágenes en sepia que nos pueden hacer pensar por un momento que algo, aunque sea por un breve periodo de tiempo, puede salir de este lío que hay montado y que sea bueno, refrescante y que nos pueda volver a hacer a los más escépticos esperar cosas que nos ilusionaron y ahora están perdidas.

poldoEl fallido intento de formar gobierno del líder del PSOE en coalición con C’s, me pareció aberrante de inicio y debo confesar que al final también, pero necesariamente me trajo al recuerdo una conversación del lejanísimo invierno de 1979, con la Rosa Roja de la Transición, a la sazón sólo Pina López Gay, un mes antes de su brutal agresión, momento en que ni ella ni yo éramos militantes y ni siquiera simpatizantes del PSOE, cosa que después sí fuimos los dos.

Comentábamos, paseando por la Plaza de los Santos Niños, la inestabilidad del gobierno de UCD y de lo difícil que lo teníamos una izquierda atomizada etc. cuando yo, 18 años y la ilusión intacta, le digo, que lo que es increíble en ese momento, es que se ha producido una auténtica separación de poderes y me hincho el pecho proclamando que los ciudadanos realmente vamos a ser legisladores. Pina, algo más veterana y mucho mas experta, me dice con su acento sevillano y aquella media sonrisa que luego se encargarían de destrozar los “guerrilleros de Cristo Rey”: “asturiano (siempre me llamó así), no tengo muy claro si los ciudadanos vamos a legislar, lo que se seguro es que todo este tinglado lo vamos a pagar”.

El paso de los años y de las sucesivas legislaturas trajeron una auténtica desaparición de Montesquieu, escondido tras de mayorías absolutas y/o pactos mas o menos vergonzantes y mercadeados. Realmente renuncié a volver a tener esa ilusión, pero cuando Pedro da ese paso de bebé desnortado, veo que si existen legisladores en el congreso la van a pillar al vuelo. Que gozada, un parlamento con libertad para redactar proyectos de ley, no un gobierno usurpando esas funciones, negociar los términos y que cada ley se inspire en una motivación y tengan lo que nos enseñan en las escuelas de derecho, el espíritu de las leyes, no cubrir una necesidad/capricho del ministro de turno. Por una vez podíamos tener una legislatura que no fuera una estafa, sino que iba a legislar: por obvias razones, otra ventaja, igual frenamos la diarrea legislativa de nuestro estado.

Duró poco. La incapacidad de tener una legislatura demuestra que nuestros políticos aspiran, o lo que es peor sólo saben gobernar desde las mayorías mas o menos ficticias. Es más cómodo, y tapa mucho mejor las carencias; al fin y al cabo para eso están los decretos ley. Tenías razón amiga Pina, desde allí donde estés me entiendes y debo decirte que sí, que sólo votamos y pagamos.

Ya me duelen menos los desmanes de nuestros políticos, pero coño, me da mucha pena dejar pasar oportunidades, creo que deberíamos promover los ciudadanos paganos, del verbo pagar evidentemente, un cementerio de las oportunidades perdidas en el entorno del Parlamento, porque creo que la otra ilusión, un gobierno de cambio se pierde por los desagües del oportunismo.

Deberes para el finde. Si quieres sumar al PNV al pacto, ¿por qué pones en el acuerdo con Rivera que no se podrán celebrar referendos de autodeterminación en los territorios?. Respuesta de manual, porque lo dice el Art. 92 de la Constitución. Pues si ya lo pone la Constitución ¿porque narices lo escribes en el pacto, para cabrearlo y para impedirle firmar al PNV?.

O será que lo vamos a poner, no sea que lo firmen y son seis más e igual sumamos. Realmente no lo sé, me temo que esto me va quedando grande

Un saludo desde el Territorio Pésicu

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa