Publicado el: 06 Abr 2016

FAPAS declara la guerra al furtivo

La asociación conservacionista asegura que al menos existen tres grupos organizados de cazadores ilegales dentro Teverga, Quirós y Lena

ciervoFAPAS ha vuelto a la carga contra el furtivismo. La organización conservacionista, con base en Santo Adriano, asegura que saben al menos de la existencia de tres grupos organizados de furtivos dentro del Parque Natural de Las Ubiñas La Mesa. «No son solamente las cámaras quienes descubren las andanzas de los furtivos en los espacios naturales asturianos. El trabajo de campo es suficiente para  localizar las fechorías  de los furtivos, muchas  de ellas a pleno día, otras con nocturnidad», explican en un comunicado difundido hoy.

En Teverga dicen que los cazadores ilegales actúan desde las carreteras, «recorriéndolas durante la noche con potentes focos y localizando la fauna salvaje que en ocasiones se encuentra en las inmediaciones. Son un blanco fácil, deslumbrados por los focos de gran alcance y sin poder esconderse, mueren bajo el efecto de un disparo certero,  algunas veces realizado con armas con silenciadores que anulan parte del ruido del disparo», aseguran y añaden que el interés no es tanto la carne como el trofeo: «las grandes cornamentas de los ciervos machos alcanzan un  alto valor en el mercado negro del furtivismo asturiano».

Afirman además que los despojos de los ciervos abatidos clandestinamente quedan abandonados al borde de caminos y carreteras y añaden que cada año «decenas de  ciervos mueres por causas furtivas».

Tres focos de furtivismo

El "mapa del furtivismo" según FAPAS

El «mapa del furtivismo» según FAPAS

Dentro del espacio protegido del Parque Natural de Las Ubiñas La Mesa FAPAS asegura que puede constatar en la actualidad tres grandes focos de furtivismo en Teverga Quirós y Lena.

El Valle que va desde San Martín de Teverga al Puerto de Ventana «es uno de los preferidos por los furtivos. Abundan los ciervos y  las fincas cercanas a la carretera favorecen descubrir  a las presas. Es principalmente un furtivismo nocturno y de coche», explican.

Por el contrario, el furtivismo  localizado en torno a la localidad quirosana de Coañana «parece un furtivismo familiar, por  la cantidad de gente practicando la actividad ilegal, da la sensación que se sale a furtivear de día o de noche como quién va a buscar setas», ironiza la Asociación que extiende estas acciones al concejo de Lena, que considera el más tradicional.

En cuanto a la fauna afectada por la actividad ilegal del furtivismo es prácticamente toda. Jabalís, ciervos, corzos, rebecos o lobos y aseguran que el oso «no se escapa de esta acción ilegal y  desde  los últimos años, se sospecha que la escasa capacidad de expansión del oso hacia los territorios más centro orientales de Asturias, tiene mucho que ver con la intensa práctica del furtivismo en  este espacio protegido que sirve de conexión entre la población osera occidental y oriental de la cordillera Cantábrica».

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa