Publicado el: 15 Abr 2016

Llegan desde Atapuerca los dos uros del Parque de la Prehistoria

La pareja se adapta bien, después de que el primer intento, en marzo, fracasara por la agresividad del ejemplar traído

Los uros, pastando en Teverga

Los uros, pastando en Teverga

Los dos uros de Heck que expondrá el Parque de la Prehistoria llegaron ayer a su nueva casa en Teverga. Finalmente fueron traídos desde Paleolítico Vivo en Atapuerca y, según Fernando Morán presidente del Centro de Conservación del Bisonte Europeo en España “ahí están encantados comiendo hierba verde”.

El primer intento para ver si estos ejemplares se adaptaban a su nuevo territorio no había prosperado, según adelantó La Voz del Trubia el pasado mes de marzo. Entonces se trasladó al Parque a un ejemplar de uro de Heck, recreación del ancestro de las vacas actuales y permaneció 4 días en el cercado electrificado del Parque de la Prehistoria pero tuvo que ser devuelto a Holanda “porque era demasiado salvaje”explicaba Morán. “Lo llevamos para probar si se adaptaba bien pero fue un lío, se emboscaba y embestía a los árboles” explica. En principio la idea era traer una pareja joven más doméstica de Bélgica aunque finalmente han venido desde Burgos.

El Parque de la Prehistoria ha cercado y electrificado miles de metros cuadrados en fincas de los alrededores para ubicar en los próximos meses nuevos animales semisalvajes relacionados con faunas “prehistóricas”.

uros2La incorporación a la fauna del Parque de los uros de Heck fue anunciada el pasado mes de febrero. El Parque ha preparado una zona especial para la adaptación de esos ejemplares, que se suman a los bisontes y a los caballos Przewalski. Hay un gran interés por parte del Principado en incrementar esta fauna “prehistórica” dado que atraen a un mayor número de visitantes a este centro y sirven como un complemento a las visitas a las réplicas de las cuevas. Una amplia extensión de fincas cercadas situadas en el entorno del parte del Parque de la Prehistoria han sido electrificadas y se pueden observar ya los carteles de “animales salvajes. zona de adaptación”.

Cercado preparado para traer nuevos animales

Y es que en los próximos meses va a haber más movimiento de animales, en concreto, además de las vacas de Heck, un nuevo ejemplar de hembra bisonte. También se prevé traer algún ejemplar de cabra montés, un animal que aparece representado en numerosas pinturas rupestres asturianas, aunque será complicado porque estos animales saltan tres metros fácilmente. Por otro lado el bisonte nacido en el Parque, se va a trasladar a Huesca, dado que se pelea con su padre, aunque estos días aun pacía tranquilamente junto a sus progenitores. Este ejemplar nació en el Parque en mayo de 2015, siendo el primero que lo hacía en Asturias después de 10.000 años.

caballos prehistoria

Los uros están extinguidos desde el siglo XVII, según explicó Fernando Morán presidente del Centro de Conservación del Bisonte Europeo en España, quien añadió que los que existen actualmente son “recreaciones” a partir de vacas con una morfología y pelaje similar al que tenían sus antepasados bovinos. En cuanto a los bisontes, el conservador espera que se pueda ir aumentado su población con la reproducción de los propios ejemplares del Parque que, con la llegada de la nueva hembra, aumentarán las probabilidades.

La incorporación de estos nuevos ejemplares de animales con origen prehistórico es fruto de un proyecto de conservación e integración de estas especies en peligro de extinción y en vías de recuperación suscrito con el Ayuntamiento de Teverga y la Asociación Centro del Bisonte Europeo en España (EBCC Spain) y que busca además crear un centro de cría de estas especies en el entorno tevergano. En el caso de los neouros Morán explicó que no son especies en extinción dado que ya se extinguieron hace 300 años. Se traerá una hembra y un macho para que puedan criar. En cuanto a la intención de traer cabra montés, el conservacionista dijo que este animal “aparece en muchos grabados prehistóricos de Asturias “. Los uros podrían venir de Burgos, de un proyecto del paleolítico y en donde hay unos 40 “pero no son fáciles de capturar, así que si no lo conseguimos tendrán que venir de Bélgica”, dijo. En cuanto a la bisonte hembra del Parque Morán informó que está en celo pero el macho aún no la cubrió, aunque creen que, si no hay problemas, todo irá bien “y podemos tener una cría para el próximo otoño”.

 

Antepasados de las vacas

El uro está considerado el antepasado salvaje de la vaca y su representación se puede ver en los yacimientos arqueológicos y pinturas rupestres de la zona indoeruopea.

Extinguidos en el siglo XVII, los uros que llegarán a Teverga son una recreación que se desarrolló en Europa en los años 30. Eran animales que cazaban y comían nuestros antepasados. Su domesticación dio lugar al ganado vacuno. Vivían en bosques y llanuras, siendo más numerosos en zonas con abundante vegetación arbustiva y agua. Se alimentaban de todo tipo de hojas, hierbas y ramas tiernas. Poseían cuernos potentes de color blanco en la base y negro en las puntas, con forma de lira. Su altura media podía llegar a los 1,70 metros en los machos y 1,50 en las hembras.

En el pelaje destaca una capa de color oscura y uniforme, con una banda de pelo ligeramente más claro que se extiende por el dorso, desde la nuca a la cola, y el pelo de la frente, de color pardo o leonado. Se trata de animales ariscos y esquivos, manteniendo un grado de salvajismo similar a sus antecesores.

Al igual que los bisontes y los caballos przewalski, los uros se podrán avistar gratuitamente desde zonas habilitadas en los exteriores del Parque. Esta nueva propuesta se integra como complemento a la visita al Parque, al recorrido por la Senda del Oso y a la oferta turística promovida desde el Ayuntamiento de Teverga.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa