Publicado el: 29 Abr 2016

La polémica subasta del campanu

Por José Manuel R. ANTOMIL

Desde la pasión que me produce todo lo relacionado con el salmón, con el sosiego de los años y la experiencia que dan 42 años dedicado a la hostelería (32 de ellos en la ribera) tengo que reconocer que soy de mente corta, pues jamás pude entender que se sacaran los precintos de los establecimientos hosteleros ni que se sacara de éstos la comercialización del campanu.


jose manuel antomilLos precintos, porque no tenían coste alguno para las arcas públicas y además daban un buen servicio a los pescadores, por no hablar del ambiente que creaba en los establecimientos de las riberas. Lo del campanu por las mismas razones, pero añadiendo los conocimientos que los profesionales hosteleros tienen de cómo tratar las transacciones y de cómo atraer a los medios de comunicación.
Para comprender ésto sólo se me viene a la mente la desmedida ambición de algunos personajillos por salir en la foto en detrimento de los hosteleros quienes, a fin de cuentas son quiénes ponen los cuartos.
Jamás pude comprender por qué cuando cambió de signo político el Ayuntamiento de Salas no aprovechó al señor Tejada o a su equipo en la organización de la feria que, llámese Asturpesca o Capenastur, es la fiesta de la ribera en honor del rey del río y de un recurso económico que solo los tontos pueden desaprovechar.
Llegados a este punto, he de decir que feria sí y puja por el campanu también, juntos el primer domingo de marzo, pero no revueltos.
Quitar la capitalidad salmonera a Cornellana es faltarle a la razón, pero algo se habrá hecho mal para llegar a la situación actual. Son varias las razones a mi juicio, pero voy a exponer solo dos:
1º.- La injerencia de los políticos. Estos se tienen que ocupar de gestionar los ríos y el recurso adecuadamente. No me vale salir en la foto y tener los ríos en abandono total, o tener una bomba de relojería muy cerca del río, o que la mayoría de los vertidos vayan al río por inoperancia de las depuradoras o simplemente porque no las hay, como en el caso de Láneo. No me vale echar todas las culpas de la carencia del recurso a los furtivos ni a los hosteleros de las riberas. Furtivos siempre los hubo y había salmones. Que los políticos dejen de mirarse al ombligo y se pongan a trabajar por la buena conservación de nuestros ríos, porque donde vive el salmón vive mejor el hombre.

2º.- La denuncia presentada contra Beto, pescador del campanu 2011 ha sido, a mi juicio, una de las causas por las que empieza el declive de la subasta en Cornellana, hecho del que se aprovecharon hábilmente en Cangas de Onís. La polémica de dónde se sacó el campanu es a la pesca lo que los árbitros al fútbol. Todos recordamos en años anteriores la misma polémica. No voy a dar nombres, pero están en la mente de todos.
Con esa denuncia, lo que se ha conseguido es desprestigiar la seriedad y el rigor del trabajo de mucha gente.
Resumiendo, la puja del salmón deben realizarla los profesionales de la hostelería. ya verán como el pescador acude al mejor postor. Si alguien tiene dudas basta mirar al prestigioso hostelero que el año pasado se quedó con casi todos los campanos, como hace años el Casino de Cornellana. De lo contrario, en poco tiempo nadie se acordará de venir a Cornellana con su campanu.
O se hacen las cosas bien o, más pronto que tarde, lo de la subasta del campanu en Cornellana será un bonito recuerdo.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa