Publicado el: 09 May 2016

Un recuerdo imperecedero

La promoción de la escuela de Aprendices de Trubia 1964-1968 se reúne para recordar viejos tiempos
Por José Antonio A. FLÓREZ

La actual Fábrica de Armas que General Dynamics tiene en Trubia, como todo el mundo sabe, se conoció en otro tiempo como la “Fábrica Nacional de Trubia”, factoría que se nutría de los obreros formados en la Escuela de Formación Profesional Obrera, la popular Escuela de Aprendices, de la que salieron tantos y tan extraordinarios profesionales.

ESCUELA FP TRUBIAEs un buen momento para recordar lo que supuso la actividad industrial en Trubia, que giró en torno a su Fábrica de Armas, justo ahora que en este mes de mayo se celebran las Jornadas del Patrimonio Industrial de Langreo Mieres y Oviedo, con el apoyo de diversas instituciones y el empuje extraordinario de un emprendedor, el geógrafo Toño Huerta, trubieco por los cuatro costados, vinculado por parentesco con varias generaciones de obreros de la Fábrica de Trubia.

 

El pasado 29 de abril, en un popular restaurante de Latores, los integrantes de la promoción 1964-68 celebramos la habitual comida anual de confraternización, recordando viejos tiempos, reverdeciendo recuerdos de nuestra fábrica y de nuestra querida escuela. Asistimos veintiún integrantes y entre los ausentes se encuentran cuatro que viven fuera de Asturias y otros seis que no acudieron por diversos motivos.

Esta promoción la integran diversos profesionales que iniciaron y acabaron una fecunda vida laboral en la Fábrica de Trubia y el resto que, en su momento, tomó diferentes caminos laborales, tales como trabajar en otras factorías nacionales y extranjeras, incluso, en labores directivas, dentro del campo de la ingeniería, dirección de empresa o en el ámbito militar; algunos trabajaron en otros campos, como la educación o la economía, pero al final, tras muchas andaduras por el mundo, el nexo fuerte que nos une a todos es nuestro paso por la Escuela de Aprendices, paso que dejó en todos nosotros un recuerdo imperecedero.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa