Publicado el: 11 May 2016

[Editorial] Nuestro Flórez Estrada

Se celebra este fin de semana el 250 aniversario de Álvaro Flórez Estrada, un vecino de Somiedo que pasó parte de su vida exiliado en Inglaterra por defender sus ideas liberales en una España absolutista. Su pueblo le rendirá estos días merecido homenaje y todo lo que se haga por recordar a este ilustrado, perseguido por ser fiel a la razón y no al dogmatismo, es poco. Flórez Estrada no ocupa el lugar que le corresponde en nuestra historia. Hemos oído hablar de Jovellanos y de otros ilustres pero poco de este somedano, autor de tratados de economía que todavía hoy son referentes en las universidades del mundo.

Era un hombre inteligente, peleón pero sobre todo valiente en un momento en el que la valentía se pagaba con la muerte, la cárcel o el exilio. Hoy que todo el mundo habla de los emprendedores, tienen en Flórez Estrada un emprendedor nato. Cuando abandonó la Corte de Madrid, adónde había sido llamado por Godoy como tesorero real con tan solo 30 años, se le ocurrió poner en marcha una ferrería en Somiedo. Una iniciativa empresarial demasiado audaz para una época en la que España aún bostezaba y que no pudo salir adelante por las malas comunicaciones de Asturias. Claramente era este somedano un avanzado para su época. Destacado economista, líder del levantamiento asturiano contra Napoleón y presidente del Gobierno en el Trienio liberal hasta que los reaccionarios europeos invadieron España, fue sobre todo un luchador infatigable por las libertades. Miembro de la baja nobleza local, siempre defendió sin embargo la emancipación de los campesinos y nunca fueron escuchadas sus revolucionarias ideas de reforma agraria que, de haberse llevado a cabo hace 200 años, hoy tendríamos una Asturias diferente en donde el campo y la ganadería serían una ocupación rentable y competitiva.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa