Publicado el: 15 May 2016

[Historia del Real Juvencia VI] La inauguración del campo de Quintana

El conde de Mieres cede los terrenos en 1919 y el primer partido fue contra el Nalón F.C.
Por Valentín ÁLVAREZ

Bendición del campo de fútbol el 9 de diciembre de 1962 / Archivo de Valentín Álvarez

Bendición del campo de fútbol el 9 de diciembre de 1962 / Archivo de Valentín Álvarez

El primer campo de fútbol que hubo en nuestra localidad estaba situado en Quintana, en terrenos propiedad de “Fábrica de Mieres” que habían sido cedidos en abril de 1919 por el conde de Mieres Manuel Loring Martínez-Heredia gracias a las gestiones realizadas por Ramos. Fue inaugurado el 1 de agosto de 1920 jugándose un partido contra el Nalón F.C de Muros de Nalón que venció al Racing Club Trubieco por tres goles a cero. El terreno de juego estaba emplazado casi en el mismo sitio pero girado 90 grados respecto al que luego usaría el R. Juvencia desde 1926 hasta mediados de los 50. En este primer campo una de las porterías estaba posicionada hacia al monte justo al lado de las vías del tren que traía el mineral de las minas de Quirós y Teverga para la fábrica de armas, la otra portería por tanto estaba orientada hacia el río Trubia. Podemos asegurar que este fue el primer campo de fútbol “oficial” que tuvimos en nuestro pueblo.
El terreno de juego era muy irregular y de solo unos 60 metros de largo, lo que en ocasiones propiciaba que al sacar un jugador una falta desde cerca de su área lograra gol en la portería rival. Aademás en la portería cercana a la vía del tren había un profundo agujero al que más de un jugador fue a parar en alguna jugada de aquellos apasionados partidos. En 1921, gracias a la colaboración prestada por la fábrica de armas, se completó el vallado exterior del campo. En la prensa del momento aparece la siguiente crónica de aquel primer e histórico partido firmada por A. Moure:
Con motivo de la inauguración del campo de Quintana tuvo lugar el domingo 1º de agosto un encuentro de foot-ball entre los equipos Nalón F.C de Muros y el Racing Club Trubieco disputándose once medallas de plata regalo del presidente del Nalón D.Antonio G. Arguelles.
A las doce y media llegaron a Trubia por el ferrocarril Vasco-Asturiano los equipiers del Nalón F.C acompañados por su digno presidente D. Antonio G.Arguelles y del simpático secretario D. Santiago Martínez así como también de infinidad de aficionados de Muros y San Esteban.
En la estación eran esperados por la junta directiva del Racing y el pueblo en masa que acogió la llegada de los forasteros con una nutrida salva de aplausos. Fueron acompañados hasta el Casino Obrero donde fueron obsequiados por el teniente alcalde y concejal del 8º distrito del ayuntamiento de Oviedo D. Sarnón Suarez Valdés gran entusiasta de este deporte y que gracias a su actuación y a la de D. Juan Fernández tenemos el citado campo. Luego pasaron a visitar la «Gota de Leche» y la estufa de desinfección propiedad de la Fabrica de Trubia quedando encantados de la visita. A continuación fueron obsequiados por el Racing con un banquete que fue servido por el restaurant del Vasco. Entre los asistentes al banquete recordamos a D. Ramón Suarez Valdés, D. Juan Fernández, D. Ramiro Magnet, D. Lorenzo Zuazua, la directiva del Racing y gran número de aficionados, se brindó por la unión de los pueblos y por el gran desarrollo del foot-ball como cultura física.
A las cuatro y cuarto se alinean los equipos a las ordenes del Sr. San Martín en la siguiente forma:
Nalón F.C : Meana-Solís, Pendás-Arguelles, M. Meana y Marino Oscar, Solís, Arguelles, Palacios y Busto.
Racing:Roberto-Carroceda, Ovidio-Arsenio, Vigo y Manín-Gerardín, Zoilo, Ernesto, Constante
y Viescas.
El partido terminó con la victoria del Nalón a quien se le entregó las once medallas
Este primer campo pronto se quedó pequeño y se apostó por hacer uno nuevo casi en el mismo sitio pero en paralelo al río Trubia. Así, con el esfuerzo de directivos, jugadores y aficionados comienzan los trabajos de acondicionamiento del terreno de juego. Los socios acudían una vez terminada su jornada laboral a Quintana para colaborar en la realización de unas obras que finalizarían con el vallado del campo en el verano de 1926.
El segundo campo de Quintana sería inaugurado oficialmente el 12 de julio de 1926 con motivo de las fiestas sacramentales, celebrándose un partido entre el Oviedo y una potente selección formada por los mejores jugadores de Sama, Mieres y Gijón. El resultado final sería de empate a un gol. El jugador de la selección asturiana Guillermo fue el autor del primer tanto en el nuevo campo. A continuación Trucha marcaría el tanto de la igualada para el Oviedo.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa