Publicado el: 16 May 2016

Los municipios de montaña se ponen como objetivo combatir la despoblación

Primera reunión de la ejecutiva de esMONTAÑAS tras su segundo congreso

Un momento de la reunión

Un momento de la reunión

El pasado jueves se reunió en la sede de la FEMP en Madrid, la nueva ejecutiva de esMONTAÑAS surgida de la asamblea anual de la asociación del pasado mes de febrero y cuyo vicepresidente es el alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández. Asistieron alcaldes de zonas de montaña de todo el Estado y los presidentes de las Diputaciones de Palencia, Cáceres, Huesca y Jaén.

La Asociación, creada en 2013 con el objetivo de actuar en la defensa de las zonas de montaña y combatir la despoblación y la falta de oportunidades en estas zonas, se ha consolidado en últimos meses tras un intenso trabajo, aumentando el número de municipios asociados que, actualmente, asciende a 205.

Durante la reunión, la Ejecutiva de esMONTAÑAS ha fijado sus objetivos para los próximos meses: la cooperación con la FEM para la lucha contra la despoblación; las acciones de carácter político que impulsen cambios legislativos y las mejoras en la financiación de los municipios de estas zonas. Según manifestaba Boya “se trata de emprender acciones de carácter técnico como, por ejemplo, el desarrollo de una red capaz de generar sinergias entre zonas históricamente aisladas, o como un instrumento para difundir buenas prácticas y modelos de éxito”.

 

Uno de los acuerdos destacados de la reunión ha sido el impulso de una campaña para establecer un diálogo sobre los problemas y la trascendencia de los territorios de montaña con las zonas urbanas. Para ello se pretende poner en valor la importancia de mantener la población en estas zonas y el alto precio que tiene, para el conjunto del Estado, la falta de cohesión territorial y el abandono de las zonas agrarias y los bosques.

Los presidentes de las Diputaciones han puesto de relieve la utilidad de una asociación de estas características, añadiendo que responde a la pluralidad política y a la diversidad territorial. En este sentido han destacado la necesidad que el futuro gobierno del Estado aborde, con suma celeridad, medidas para invertir la tendencia de despoblación de la España interior y han recordado no es sostenible ni resulta conveniente para los intereses del país que el 80% de la población viva en el 20% del territorio.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa