Publicado el: 29 May 2016

La Casa del Lobo, señuelo turístico de Belmonte

El centro ofrece visitas a ejemplares en cautividad, talleres para niños, proyecciones y exposiciones relacionadas con el medio natural

casa del lobo 2

Leonor Teniente y Ángel Suárez

casa del lobo1

Visitantes ante la Casa del Lobo

Julio Cabal / Belmonte

La Casa del Lobo se ha convertido ya en un centro de atracción turística de la comarca. Está situada en el centro de la capital belmontina. En su recepción aguardan a los visitantes dos profesionales bien conocedores de este emblemático animal tan estigmatizado por gran parte de la sociedad, Leonor Teniente responsable de los talleres y el biólogo Ángel Suárez.

 

En su planta baja se dan a conocer los aspectos más relevantes de la vida del lobo, su morfología, su forma de actuar y comunicarse, lugares del mundo en los que habita y sus diferentes razas, sus costumbres, su alimentación, la difícil relación con el hombre, sus mitos y leyendas, además de la mitología y creencias populares sobre esta especie. Muchos de estos aspectos podemos verlos y oírlos a través de grandes paneles móviles, pantallas táctiles y pulsadores. Por ultimo podemos observar una exposición homenaje a la figura de Félix Rodríguez de la Fuente carismático naturalista y divulgador, destacando su importante labor relacionada con la recuperación del lobo ibérico.

En la primera planta existe una sala de proyecciones donde se pueden ver los espacios naturales protegidos de la zona en los en los que habitan los lobos ibéricos, lugares de interés comunitario pertenecientes a la Red Europa de Espacios Protegidos, como el de Peña Manteca, Genestaza y Montovo, La Mesa, así como la situación de la especie en Asturias. Además hay diferentes espacios listos para acoger todo tipo de talleres y exposiciones temporales no solo sobre el lobo, sino sobre cualquier temática que pudiera surgir.

Mientras los niños de diferentes edades realizan diversos talleres, los padres pueden estar observando la proyección. También se imparten en asturiano donde los niños deben de realizar diversas actividades de pintura, puzzles y juegos en asturiano.

 

Una vez terminada la visita del aula del lobo los visitantes se dirigen al cercado del lobo, ubicado a un kilómetro de la casa del lobo, que discurre por un sendero adaptado para todo tipo de visitantes (sillas de ruedas, carritos bebe, tacatá, etc.) y paralelo al río Pigüeña. En un cercado de 7.000 metros cuadrados habitan tres lobos, Belmon y Tino dos hermanos de dos años de edad, recogidos con ocho días de vida tras una batida de caza autorizada por el Principado, siendo criados a biberón y por tanto acostumbrados al ser humano y Aullador, un ejemplar que fue recogido por los Agentes Forestales de Infiesto tras verlo vagando solo por la zona. Realizaron diversas investigaciones y se llegó a la conclusión de que había sido criado como un perro de compañía desde que era lobezno, pero posiblemente al ver que su domesticación era imposible fue abandonado. En el cercado fue muy bien acogido por Belmon y Tino.

La responsable del lugar Patricia Vaquero explica al visitante las características sobre la inteligencia y la jerarquía de este animal. Las manadas en Asturias no son superiores a 4 o 5 lobos, en donde hay un lobo y una hembra alfa, jefes de la manada, que son los que «dan las órdenes» de dónde, cómo y a quién se debe atacar para su alimentación. El lobo que no cace bien o cometa errores en la cacería se queda sin comer. No cazan más de lo que necesitan para su alimentación y pueden aguantar varios días. La hembra alfa cuida a sus cachorros y una vez crecidos los cuida el resto de la manada para que la hembra alfa vuelva a realizar sus labores de cacería.

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa