Publicado el: 18 Jun 2016

Alianza entre guardas para cercar a pirómanos y furtivos

Guardia civil, guardias privados, guardas forestales, Fapas y guardas de caza se coordinarán ante lo que consideran «pasividad» de la administración autonómica

Una patrulla del Seprona / Foto de AUGC

Una patrulla del Seprona / Foto de AUGC

Varias asociaciones profesionales vinculadas al sector de la seguridad han decidido colaborar conjuntamente «aunando sus esfuerzos para hacer frente a los graves problemas relacionados con la protección y vigilancia de los espacios naturales y sus especies en Asturias, así como la mejora, defensa, reconocimiento, imagen y dignificación corporativa de los profesionales del sector». Surgen, según señalan en un comunicado hecho público, ante la «pasividad de la administración autonómica, junto con los ataques, criticas e intentos por desprestigiar a los profesionales, tanto en el ámbito privado como público, encargados que velan por el cumplimiento de la normativa en cuanto a la protección y vigilancia de los espacios naturales y sus especies». Esta alianza de coordinación asociativa está compuesta por vigilantes de seguridad privados, guardas rurales de los cotos regionales de caza, Guardería del Medio Natural del Principado de Asturias y el equipo profesional del Fapas. Asimismo cuentan con el asesoramiento y colaboración de la Asociación Unificada de Guardias Civiles.

Aseguran que es la primera vez que asociaciones profesionales asturianas, tanto en el ámbito de la seguridad pública como privada, vinculadas a la protección de la naturaleza, «nos aliamos para hacer frente a la delincuencia ambiental y, especialmente, a furtivos y pirómanos». Quieren enfrentarse, explican, a la «telaraña administrativa tejida en torno a la vigilancia y protección de los ecosistemas y sus especies». Además denuncian «la escasez de personal y medios, la falta de cooperación entre entidades y la desprotección en el ejercicio de nuestras funciones».

Colaboración estable

Estas asociaciones pretenden sentar las bases «para una colaboración estable y duradera». Para ello -afirman- han puesto en marcha mecanismos de comunicación entre sus responsables, con proyectos a corto y medio plazo que incluirían cursos de formación, asesoramiento legal, impulso de mejoras legislativas, denuncia de los problemas laborales y denuncias ante la Administración para frenar los delitos ambientales.

El colectivo hace un llamamiento también a la colaboración ciudadana de los vecinos de los cotos, las reservas y los territorios especialmente sensibles, «pues al contrario que otros, nosotros no culpabilizamos, estigmatizamos o demonizamos a ningún colectivo o sector profesional, únicamente trabajamos en beneficio de los ciudadanos asturianos y la protección del patrimonio natural».

Por otro lado exigen a la Administración competente una mesa de diálogo «abierta sin exigencias previas, al objeto de revertir la situación, crear los cauces adecuados de comunicación que tengan como resultado la custodia y protección de los recursos naturales y sus especies, tanto de fauna salvaje, protegidas como cinegéticas».

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa