Publicado el: 05 Jul 2016

[Editorial] Herencias envenenadas

lvtRecientemente informábamos en exclusiva a nuestros lectores de la difícil situación económica en la que queda el Ayuntamiento de Quirós tras la sentencia que le obliga a pagar casi tres millones de euros por un cierre de una mina en Murias hace 34 años. No es un caso aislado. En los últimos meses vemos como las corporaciones actuales tienen que gestionar como pueden las herencias envenenadas de sus predecesores, que con sus decisiones han hipotecado el futuro de muchos concejos. Le ha ocurrido a Quirós, también a Grado, con el caso Carreño y a otros muchos ayuntamientos que se encuentran con plantillas laborales totalmente desproporcionadas y que dejan sin capacidad inversora a esas administraciones. El caso más conocido por su repercusión pública ha sido el de ‘Villa Magdalena’ en Oviedo. Una operación nefasta de Gabino de Lorenzo que ha dejado a los ovetenses hipotecados de por vida. La cuestión es que Oviedo tiene suficientes recursos para salir adelante. No así los ayuntamientos pequeños que, si ya están ahogados por el envejecimiento, el despoblamiento y la falta de empleo, ahora tienen que lidiar con deudas millonarias y algunos de ellos, como el de Santo Adriano, se encuentran prácticamente en quiebra. El Principado y el Estado deberían echar un cable si es que quieren salvar a los pueblos y a la zona rural. De otra manera será difícil salir adelante por mucho que haya alcaldes, como Ovidio García que con aplomo y a carta cabal asuman esa herencia y decidan “coger el toro por los cuernos”, pagar la deuda poco a poco y sin que afecte a los servicios sociales. Todo un milagro, si lo consigue.

Comentarios:
  1. poldu Alonso dice:

    Muy acertado editorial, los ayuntamientos rurales y pequeños no pueden asumir esos desastres sin dañar a los más necesitados. Solución ya

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa