Publicado el: 07 Jul 2016

[Fiestes de prau] Premoño (Las Regueras), más que una fiesta

El pueblo, un ejemplo de unión vecinal, celebra este fin de semana la festividad de Santa Ana, para cuya cena se esperan más de 500 personas

Santa Ana de Premoño

Santa Ana de Premoño

Esther Martínez / Las Regueras

El próximo fin de semana se celebran en Premoño las fiestas de Santa Ana. Comienzan el viernes  8, con campeonato de brisca y parchis. El sábado 9, se celebrará el VI campeonato de Perros de Rastro (modalidad jabalí)  y por la noche verbena. Al día siguiente , domingo 10, por la mañana  misa y ruta a caballo, por la tarde espectáculo ecuestre a cargo de Bococi Horse Show y  por la noche verbena. El lunes se repartirá el lote asturiano  (bollu, vino y casadiella) y cerrará la fiesta la última y multitudinaria verbena.  Se esperan más de 500 personas para cenar en la carpa el lunes.

Pero Premoño además de una fiesta es un ejemplo de unión vecinal, de coordinación, de buena organización, de impecable imagen y de un pueblo vivo.

La historia de esta fiesta comenzó a mediados del siglo XX y solía ser el domingo siguiente al Carmen de La Venta. Durante unos años decayó debido al envejecimiento de la población, para resurgir con fuerza en 1999. En  2002 se crea la comisión de fiestas “Santa Ana de Premoño”. Y hasta hoy, con un éxito que se supera cada año.

Muchos peregrinos al salir del Picarín y llegar al cruce de Premoño, en lugar de tirar a la izquierda hacia su camino de Santiago, cambian el rumbo por unas horas alertados por el olor a callos caseros, a  lomo o a las más de diez variedades de postres que figuran en su menú. Debe ser la única fiesta de prao del mundo donde la carta se parece a un restaurante de prestigio.  Hay casi de todo. Y que decir del servicio; más de cuarenta personas detrás de la barra sirviendo de manera profesional, hasta con una original decoración con fuente incluida dentro del bar.

Un detalle a tener en cuenta es el tributo que rinden cada año a Alfredo Coto, un hombre que luchó y se implicó en estos festejos hasta que la vida se lo permitió. Cada año el Campeonato de Perros de Rastro lleva su nombre:  “Memorial Alfredo Coto”. Un detalle que engrandece más aún la fiesta, el pueblo y a sus gentes.

La importancia de Premoño llegó con el auge de las peregrinaciones a Santiago. Es tierra de acogida y paso obligado de peregrinos del Camino Primitivo, no en vano en este lugar hubo un hospital. También merece mención la capilla dedicada a Santa Ana patrona de estas fiestas que alberga en su interior una talla de la santa, y otra de San Antonio y restos de un retablo barroco que desapareció durante la Revolución de 1934.

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa