Publicado el: 11 Jul 2016

“Hay muchas incógnitas en la historia de Grado”

Gustavo Adolfo Martínez ha sido reconocido como el primer cronista oficial de Grado. Una de sus ilusiones como historiador es viajar a través del tiempo para poder «ver llegar a Grado a las tropas de Napoleón en 1809, visitar la época del conde Coalla o ser testigo de la construcción de la muralla”.

L.S.N. / Grado
Gustavo Adolfo Martínez, cronista de Grado

Gustavo Adolfo Martínez, cronista de Grado

El último pleno municipal votó por unanimidad el nombramiento de Gustavo Adolfo Martínez (Grado 1971) como primer cronista oficial de Grado. Bibliotecario, coordinador del área de Cultura y columnista de LA VOZ DEL CUBIA, este acuerdo culmina un largo proceso de años en el que numerosos vecinos y asociaciones trasladaron al Ayuntamiento su interés por dotar a Grado de un cronista oficial. Es licenciado en Historia en la especialidad Archivística y Biblioteconomía y desde 1998 trabaja como bibliotecario en el Ayuntamiento moscón.

– ¿Qué significa para usted este nombramiento?

– Lo cierto es que tengo sentimientos encontrados. Por un lado es una enorme satisfacción personal, pero al mismo tiempo pienso que soy un especialista en el arte de complicarme la vida.

– Su trayectoria profesional como bibliotecario de la villa moscona le sitúa en una posición privilegiada como promotor de la cultura en el concejo. ¿Qué nuevas responsabilidades conlleva ser cronista oficial?

– Aún no lo he meditado mucho, pero el objetivo prioritario es poner mi granito de arena en el estudio, la difusión y la puesta en valor del patrimonio y la historia local.

– ¿Está bien documentada la historia del concejo?

-Falta mucho por hacer. Es cierto que en los últimos años se han publicado bastantes libros sobre distintos temas locales, también está la labor del Círculo de Estudios Pramarenses que, junto al ayuntamiento, publica una revista y organiza las jornadas de estudios locales… Habría que citar el trabajo de gente como Fernando Flórez, Xosé Ambás, Álvaro Valdés, Beatriz Canitrot, Emilio Argüelles, Paco Montesinos,  Tomás Sergio García y otros muchos.

– ¿Cuáles son las épocas históricas con más vacíos?

– Hay varias incógnitas y vacíos en la historia de Grado que quizá nunca lleguen a desvelarse. Por ejemplo, es una pena que no se conserve la carta puebla otorgada en el siglo XIII por el rey Alfonso X y que permitió la fundación de la villa. Siempre me he preguntado ¿quién hizo las pinturas murales de la iglesia de Restiello? ¿Por qué el ayuntamiento de Grado no hizo nada por retener a Trubia y su fábrica cuando en 1884 quiso segregarse de nuestro concejo para anexionarse a Oviedo? ¿O por qué la escena del beso del hórreo de Sama del siglo XVI es asombrosamente similar a un bajo relieve de época romana encontrado en Osuna?

– Elija un momento de la historia de Grado. ¿Por qué se queda con él?

– Si pudiera viajar en el tiempo, me gustaría ver la llegada a Grado de las tropas de Napoleón en 1809, visitar la época medieval del conde Coalla, ser testigo de la construcción de la muralla, de la Casa Miranda o de la Capilla de Los Dolores, o cosas más puntuales como ver in situ a los artesanos decorar con guerreros el hórreo del barrio de Palacio en Sama, o pintar caballos en los hórreos de Santa María y Fuexu.

– ¿Cómo define a los moscones? Y por cierto, como cronista, ¿está fuera de dudas el origen del término moscón?

– Es complicado generalizar y no me atrevo yo a definir a los moscones, quizá sea suficiente decir que los moscones somos los de Grau. Siempre habrá dudas sobre el origen del gentilicio moscón, pero el único hecho histórico probado es que en la documentación medieval del siglo XII aparece ya una familia cuyo cognomen era mosca.

– ¿Con quién trabajará más directamente y con qué instituciones?

-Mis apoyos y colaboraciones más inmediatas están en el ámbito local: el ayuntamiento, las asociaciones y vecinos del concejo. Aunque siempre que me he dirigido a otras instituciones regionales como bibliotecas, archivos o museos siempre he recibido todo tipo de facilidades.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa