Publicado el: 31 Jul 2016

60 años de El Casal

El popular barrio moscón construido durante el franquismo e inaugurado en julio de 1957  fue pionero del asociacionismo vecinal
Por NANDO F. ARIAS

el casal grado

 

“Siendo Gobernador Civil y Jefe Provincial de F.E.T y de las J.O.N.S., D. Francisco Labadie Otermin funda en Asturias, bajo su presidencia inmediata, El Patronato Laboral “Francisco Franco. Tiene lugar este memorable acontecimiento el 8 de mayo de 1952, fecha que por primera vez se reúne el Pleno del Consejo del Patronato, redactándose sus estatutos y concediendo al Patronato  la cualidad  de Entidad Benéfica constructora de viviendas protegidas. El nacimiento del Patronato, como el de toda obra falangista, se produce sin grandes aspavientos ni clamores publicitarios, su cuna es modesta, casi pobre, pero rica en ilusiones, entusiasmo y buenos deseos”.

Los trabajos se iniciaron en abril de 1954, finalizado en Septiembre de 1956. La obra se desarrollo bajo la dirección del arquitecto Antonio A. Hevia, siendo alcalde de Grado Emilio Rodríguez Mendivil

Este texto es el prologo del  libro con  que se obsequio a cada uno de los propietarios de las casas  el día 18 de julio de 1957 con motivo de la inauguración del barrio de “EL CASAL”

Las tardes estivales en el Casal eran de un bullicio ensordecedor.  Los matrimonios que habían sido agraciados con una de aquellas, para la época, lujosas casas eran,  en su mayoría, matrimonios que aun no habían cumplido los treinta; tenían al menos dos hijos por pareja, lo que motivaba que, finalizadas las tareas habituales, niños y mayores, aprovechando las calurosas tardes se diesen cita en las recién inauguradas calles, los unos comentando sus aconteceres diarios y los otros con sus juegos de la época.

Las voces y risas de  unos y otros armonizaban con el trino de las numerosas aves y el canto de los grillos que habitaban en los floreados prados que rodeaban el barrio. Las casas parecían una isla en medio del verdor de aquel mar de hierba que las rodeaba y que  con el paso del tiempo, poco a poco,  va desapareciendo cambiando por el gris del cemento de los  nuevos edificios y las nuevas calles que van poblando la zona.

Uno de los nuevos edificios  es propiedad del matrimonio Lucia y José Antonio. En el bajo de la casa instalan un comercio de ultramarinos y un bar, convirtiéndose “Casa Lucia” en el lugar de encuentro de los vecinos del barrio. Más tarde el super de Amador, y el de  Agustín del Riego, el Bar Avenida, el  Instituto, el Cuartel de la Guardia Civil, el Colegio Virgen del Fresno y numerosos  nuevos edificios; en fin el barrio va cambiando a pasos agigantados convirtiéndose, en pocos años, en el más popular y  populoso de Grado.

El Casal  fue pionero del asociacionismo vecinal. En él se fundó, a finales de los años 70, la primera  AA.VV del concejo. Su promotor fue el que más tarde seria alcalde de Grado, José Sierra. Desde esta asociación se iniciaron innumerables actividades culturales, deportivas y reivindicativas, raro era el evento que se realizase en la villa en el que no participasen de forma activa los vecinos de “El  Casal”

En el  barrio, hoy día, están centralizados numerosos servicios públicos de la villa. Además de los mencionados colegio, instituto, cuartel de la Guardia Civil, le sumamos las piscinas, el polideportivo, el mercado de ganado, la estación de autobuses y, como no, el campo de fútbol del Casal que dio el nombre al barrio.

En el campo, los moscones, disfrutaron de infinidad de tardes de gloria con las victorias  del C.D. Mosconia. Por sus equipos pasaron infinidad  de  jóvenes de Grado desde su fundación en 1945 hasta el día de la fecha. El Club llego a su máximo esplendor con su ascenso a la Segunda B del fútbol nacional

Se cumplen sesenta años de su inauguración, sesenta años dan para mucho y son muchos los recuerdos que, en mi mente, perduran del barrio de mis amores en el que habité durante más de treinta años. Es raro el día que no le haga una visita y me vengan a la mente los recuerdos de todos los vecinos que lo fundaron y no intercambie alguna vivencia con Agustín del Riego o César Alonso que, a sus 93 años, aun sigue en el patio de sus casa haciendo tiestos o paragüeros con conchas de la playa para sus biznietos.

Ese es mi barrio.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa