Publicado el: 01 Ago 2016

La Guardia Civil denuncia 220 colmenas sin identificar

Temor vecinal por el asentamiento apícola de Somines (Grado) que carece de señalización y está impidiendo hacer la hierba en los prados del entono
Los panales fueron colocados en una sola finca por una empresa que produce miel en Cataluña

Las colmenas están concentradas en una misma finca / Foto LVT

Las colmenas están concentradas en una misma finca / Foto LVT

 

El equipo Roca de la comandancia de la Guardia Civil de Oviedo y el Seprona de Grado han denunciado ante el Principado la existencia de un asentamiento apícola en un prado de Somines con doscientas veinte colmenas y que ha causado la alarma vecinal, tanto en este pueblo de Grado como en Veiga de Peridiello y Báscones. La inspección -tal como ya adelantó este diario- se produjo el pasado 10 de julio tras una denuncia vecinal. Los agentes constataron que las colmenas carecían de cualquier tipo de identificación tanto legal como sanitaria y que tampoco existían carteles identificativos en la zona para alertar a los vecinos, según fuentes de la Benemérita. De hecho, el prado en el que están ubicadas, se encuentra situado junto a numerosas fincas en las que que trabajan los vecinos de los pueblos citados, algunos de los cuales no han podido hacer la hierba debido al riesgo que dicen correr ante tanta concentración de abejas (podría haber millones de ejemplares). El Seprona ha contactado ya con la Consejería de Desarrollo Rural para advertirles de la situación y confirmar si la empresa apícola dispone de los permisos pertinentes. Desde el Principado explican que es la oficina comarcal de Tarragona quien comunica el traslado al Principado, lo que sí se hizo, aunque al no ser un monte de utilidad pública el Principado no tiene que dar permiso.

Los vecinos denunciaron el hecho también ante el Ayuntamiento de Grado y se entrevistaron con el alcalde José Luis Trabanco, quien pidió información al Principado sobre la legalidad de esta instalación. La consejería de Desarrollo Rural informó por escrito de esta actividad apícola y de que la competencia es regional, no municipal.

Según ha podido saber este diario la empresa apícola que instaló las colmenas es catalana. Se llama Mel de Cal’Abellaire, y tiene su sede en El Perelló (Tarragona). Se trata de una microempresa que fue fundada hace ya 21 años y que se dedica a la comercialización y producción de la miel. En este caso las colmenas se han instalado junto a uno de los principales castañales del pueblo, por lo que se supone que se pretende obtener miel de la flor del castaño.

Comentarios:
  1. Mara dice:

    Como para ir a dar un paseo por el campo, y ver esas cajas e ir a mirar que hay dentro.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa