Publicado el: 01 Ago 2016

Proaza y el conde Gonzalo Peláez (I)

Por Loli GALLEGO

La leyenda es la historia contada por el pueblo, de generación en generación, cuyo rigor está a veces distorsionado. Es una forma de transmitir los acontecimientos históricos de manera sencilla y no de una forma árida y a veces aburrida que hace que no se conozcan los hechos de nuestros antepasados.
Quiero explicar los sucesos ocurridos en Asturias, y sobre todo en Proaza desde tiempo inmemorial, acudiendo en este caso a los estudios del Padre Luis Alfonso de Carvallo (jesuita) y a la investigadora Elida García, ambos estudiaron la figura de un personaje asturiano importante en el siglo XII. Y lo hicieron con el rigor científico que es la verdad histórica.

Torre del campo

Torre del campo

Lugar estratégico
Proaza ha sido desde siempre un lugar estratégico. Así se reconoce y consta desde la Alta y Baja Edad Media, pues queda demostrado por las torres con las que contó y algunos restos aún se conservan en buen estado.
No ocurre lo mismo con los castillos, como los que hubo en el roquero de Proacina, el existente en Valdearenas (conocido como “el Mato del Palacio”) y el situado en las praderas de las Segadas, en el paraje del “Montico” conocido como el castillo de Monte Gaudí y la villa Gaudiosa. En este último recaerán los acontecimientos de esta historia.
Como torres importantes y que aún permanecen en pie y en buen estado, contamos con la de los Álvarez de Bandujo, la de los Arias-Miranda, la de los Vázquez de Prada o del Campo y, en ruinas, la de la casa fuerte de Prada, y en Proacina, el hoy conocido Palacio de los Morán, ya que en un principio fue una torre bajomedieval a la que posteriormente se le añadió el cuerpo como lo conocemos ahora. Todo esto nos demuestra la importancia que tuvo este concejo en épocas medievales entre los siglos del XII al XV
¿Pero quién es el protagonista de esta historia?: el conde Gonzalo Peláez. Para situarlo nos remitiremos a los ocurrido en esta región. Sé que la historia a veces es aburrida, pero cuando los acontecimientos nos atañen a los asturianos nos interesa más al poner a nuestro alcance conocimientos olvidados e incluso desconocidos.
Para situar a este personaje hay que remontarse a la España del siglo XII. En eta época el rey de León Alfonso VI deja el trono a su hija Urraca de León que casa con el duque Raimundo de Borgoña, entrando la dinastía de los Borgoña que terminará con la muerte de Pedro I “el Cruel”.

Alfonso ‘el emperador’
De este matrimonio nace el que será Alfonso Raimúndez, conocido posteriormente como Alfonso VII “el emperador”. Este rey, gran conquistador de territorios ocupados por los moros, tiene también el dominio de Asturias que se unió a lo que luego fue el reino asturleonés.
Por este motivo los desplazamientos del rey a nuestra región son frecuentes y en uno de estos conoce a una dama de la que se enamora llamada Gontrodo Petri, es decir hija de Pedro. De esta relación nace una hija que será reconocida por el rey aunque fuera bastarda. Le pone el nombre de su abuela paterna Urraca y es conocida como “la asturiana”. Por decisión de su padre gobernará Asturias, incluso a la muerte de éste, su hermano Fernando II de León le sigue concediendo el gobierno de Asturias.
Pero ¿qué fue de la madre de Urraca “la asturiana”? Doña Gontrodo Petri funda en el siglo XII un monasterio de la orden de San Benito dedicado a Santa María, en el lugar de la Vega situado a las afueras de Oviedo.
En 1856 es confiscado y derruido para la construcción de la conocida fábrica de armas cortas de la Vega. Se salvan algunas piezas arquitectónicas, depositadas en el Museo Arqueológico, entre las que se encuentra el sarcófago con los restos de Doña Gontrodo. Una vez desalojadas las monjas, éstas pasan a ocupar lo que hoy conocemos como el Monasterio de San Pelayo. En la segunda entrega será Proaza la protagonista de los acontecimientos históricos.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa