Publicado el: 18 Ago 2016

[Desde Proaza] El conde rebelde

Por Loli GALLEGO

 

Todo personaje histórico tiene su identidad y, en el caso que nos ocupa, está relacionada no solo con Proaza, si no con Teverga.
Gonzalo nace en Teverga, en Tierra del Privilegio en el año 1080 y muere en Portugal en el año 1138. Era miembro de la más alta aristocracia asturiana. Llegó a ser el hombre más poderoso de Asturias dominando su parte central y oriental desde Oviedo.

monte gaudi copia

Monte Gaudí, en Proaza / Foto de la autora

Se le conoce como el conde rebelde, pues fueron varias las rebeliones, primero contra la reina Urraca de León (que le perdona) y después contra su hijo Alfonso VII.
La fuente narrativa para el estudio de su biografía es la Crónica Adefonsis Imperatoris. Todas las rebeliones le fueron perdonadas, quedando demostrado por su rápida ascensión a la vida política, siéndole encomendado el gobierno de las Asturias de Oviedo que compartió con su primo el conde Suero Bermúdez y se extendían desde el río Eo hasta el Deva, comprendiendo todos los valles desde la costa hasta la Cordillera Cantábrica.
Sus posesiones abarcaban los actuales territorios oriental y central, con centro del gobierno en la ciudad regia de Oviedo. Le son concedidos títulos por parte de la Reina hasta que en 1126 se le otorga el de conde. El resto del territorio anteriormente reseñado es el que va desde el cordal de Cabruñana hasta el río Eo y lo gobierna su primo hermano Suero Bermúdez, el cual tendrá un papel predominante en las sucesivas rebeliones que el Conde emprende contra el rey, sobre todo en el sitio de la fortaleza de Monte Gaudí, En Proaza.
Gonzalo recibe del recién coronado Alfonso VII el nombramiento de alférez real, que suponía ser el jefe de las tropas reales, puesto que desempeñó desde julio de 1131 hasta marzo de 1132, cuando se alzó en rebeldía desde los castillos de su posesión, como eran los de Buanga, Alba de Quirós y Proaza.
Esta Primera rebelión será desarrollada en toda su extensión en la tercera entrega de estas colaboraciones, pues los acontecimientos recaen sobre nuestro municipio.
Una vez perdidos los castillos de Buanga, Alba y Monte Gaudí,y una vez más perdonado por el Rey, se reincorpora a la corte estando presente en la coronación imperial de Alfonso VII en 1135.
Al estar desposeído de sus fortalezas en Asturias, suplica que le conceda el castillo de Luna, uno de los más importantes del reino en León. El rey duda y pide consejo a su esposa Berenguela y a su hermana Sancha, por fin accede y deponiendo a Suero Bermúdez, señor de la fortaleza de Luna, se la concede al Conde Gonzalo Peláez. Pero nuevamente se vuelve a levantar en armas contra el Rey y conquista los castillos de Proaza, Alba y Buanga, ya que en el mes de diciembre de 1135 se hallaba en el castillo de Buanga.
Esta sería la segunda rebelión y vuelve a ser perdonado por el Rey pues así consta en 1136 en un diploma real.
Al cabo de un año y medio (1137 -1138) vuelve el conde a alzarse en armas y cuando estaba fortificando sus castillos en Asturias, un sobrino de su primo el conde Suero Bermúdez, llamado Pedro Alfonso, le captura y lo presenta encadenado ante el rey Alfonso quien le destierra y le envía, a Portugal, a la corte de Alfonso Enríquez, acompañado de sus leales servidores, entre los que se encontraban Pedro Díaz de Aller y Gutierri Sebastiani, padre y marido respectivamente de Gontrodo Petri, antigua concubina del rey Alfonso VII con quien tuvo a Urraca la “asturiana”, que reinó en Asturias.
En 1138 ya residiendo en Portugal muere de fiebres y es trasladado a Oviedo por sus caballeros, siendo enterrado en la iglesia catedral ovetense..
En la siguiente y última colaboración se desarrollarán los hechos que tuvieron como escenario las praderas de las Segadas.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa