Publicado el: 23 Ago 2016

Candamo ya tiene sonido propio

Isolina González y Sergio Linde fabrican artesanalmente en Cuero gaitas adaptadas al gusto de casa músico

De izda. a dcha., Sergio Linde, Carlos Fernández, Celso Díaz e Iso González

De izda. a dcha., Sergio Linde, Carlos Fernández, Celso Díaz e Iso González

Esther Martínez / Candamo

Isolina González Berdasco y Sergio Linde llegaron a Cuero hace siete años con sus hijas Aida y Julia. Buscaban  un hogar y encontraron una forma de vida en este concejo que les recibió con los brazos abiertos. Ella de Somiedo y vaqueira; él de Cangas de Narcea.

Linde es profesor de mecanizado en el CIFP de Avilés en la rama del metal, pero su auténtica afición desde los quince años, es el torneado de madera. Iso abandonó el mundo de la administración y decidió cambiar radicalmente su vida profesional estudiando un ciclo de producción por mecanizado, mientras Sergio le contagiaba en el taller su pasión por la madera. Y así, entre serrín y tornos alentados por Carlos Fernández amigo y director de la banda de gaitas de Zarréu,  se pusieron en marcha. Carlos hacía tiempo que buscaba alguien que tuviese la capacidad de plasmar las inquietudes que el tenía como músico al jubilarse el artesano con el que trabajaba.

Sergio Linde dudó, no tenía conocimientos musicales y desconocía el mundo de la fabricación de la gaita, aunque sí era un apasionado del folklore asturiano. Eso y la confianza y apoyo de su mujer le abrieron las puertas de una aventura apasionante.

El primer paso sería encontrar una buena madera de boj, fundamental para el resultado final. Hasta Galicia y Navarra viajaron buscando la que mejores condiciones tenía de madurez, secado y calidad.

Continuaron con un periplo de visitas al Museo de la Gaita y  a gaiteros profesionales. Recibieron importante ayuda de Fonsu Les Regueres , propietario de una colección de gaitas antiguas, algunas del mejor fabricante de Asturias, Antón de Cogollu (Les Regueres) y Diógenes reguerano de Puerma.

Lo difícil era buscar el sello personal, la estética propia sin salirse de la tradicional. Diseñaron planos, procesos de trabajo, utillaje, pruebas acústicas,  punteros que acababan sirviendo de leña para la chimenea… hasta que Celso Díaz, director de la banda de gaitas Conceyu Candamo y profesor de gaita de sus hijas se unió al proyecto y les ofreció todo su apoyo. “Parte de los resultados conseguidos es mérito suyo”, comenta Iso.

Otros amigos contribuyeron al éxito, como Pelayo Fernández que diseñó la payuela que sacase el máximo rendimiento a sus punteros, los payones que utilizan son los P&Z.

Horas, ilusión, dinero, tiempo, valentía; esos fueron los ingrediente que dieron como resultado la presentación de Gaitas Linde en el Hotel Somiedo de Valle del Lago en 2013 en un acto familiar al que acudieron todos los que desde el principio confiaron en ellos y que recuerdan con agradecimiento y cariño.

Al taller de Cuero llegan alumnos a encargar su primera gaita, maestros gaiteros a comprar para sus bandas, a reparar o cambiar fuelles .Todos ellos son igual de importantes para gaitas lindeellos pero quieren mencionar especialmente a Xuacu Amieva, que visita el taller de vez en cuando y les da su sabia opinión.

Su lema es: “nosotros mimamos el sonido, tú eliges el diseño”. Y así es, buscan la máxima calidad en los materiales (madera, payones, fuelles, vestidos…) con un sistema de fabricación en el que dan mucha importancia al a la forma de serrar la madera, el centrado de piezas, acabados. Utilizan el control numérico para taladrar los punteros, buscando que sean exactamente iguales de forma que empasten lo mejor posible entre ellos.

El cliente elige dentro de unos parámetros el diseño de su gaita, es decir la personaliza; tipo de madera, envirolados, longitud del soplete, dibujos en la madera, vestido de terciopelo o brocado, maleta, etc. A la carta.

“Creemos que el futuro de la gaita asturiana, está en conseguir el equilibrio entre la aplicación de las últimas tecnologías de vanguardia, para conseguir una acústica perfecta y no olvidarnos de lo tradicional en cuanto a la estética. Si conseguimos este equilibrio lograremos una GAITA (con mayúsculas). En Gaitas Linde, somos conscientes de la dificultad del reto. No sabemos si lo conseguiremos, pero ¿quién dijo miedo?”

En las fiestas del Carmen de Cuero de 2014 su hija Aida tocó por primera vez con la banda Conceyu Candamo, una gaita fabricada en su casa por sus padres y resonó desde el Bufarán hasta el Nalón.  Iso y Sergio supieron que su proyecto de vida se fusionaba con su proyecto profesional y que era sólo el comienzo de un futuro brillante, de un tándem a cuatro; Sergio, Iso, Aida y Julia. Candamo tiene ya sonido propio.

 

Comentarios:
  1. luis dice:

    Y afilados caudal que prepara los escareadores

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa