Publicado el: 30 Ago 2016

El Ayuntamiento declara dos días de luto oficial por la muerte del doctor Crego

La declaración institucional recuerda que el médico fue Hijo Adoptivo por su “calidad como profesional y como ser humano”
Explican que siempre atendió a todos los vecinos, tuvieran o no cartilla de la Seguridad Social, y que se quedó en Grado a pesar de tener ofertas laborales más prometedoras

El conocido médico / Foto de FSSA-CCOO

El conocido médico / Foto de FSSA-CCOO

El Ayuntamiento de Grado ha declarado dos días de luto oficial en el concejo con motivo del fallecimiento del doctor Francisco Crego Marcos, presuntamente asesinado en su finca de La Barraca por un vecino el pasado domingo. Para ello el equipo de Gobierno llevará al próximo pleno la declaración institucional. En este escrito, difundido hace escasos momentos, se señala que el Ayuntamiento de Grado se ha recibido la noticia del fallecimiento Francisco Crego Marcos, “el cual había recibido la máxima distinción honorífica del Ayuntamiento de Grado, al haber sido nombrado Hijo Adoptivo”. En estos momentos permanece detenido en Grado el presunto autor de su muerte, que pasará a disposición judicial en las próximas horas. El funeral será esta tarde a las cinco en la iglesia de San Pedro de Grado.

El Pleno del Ayuntamiento de 10 de noviembre de 2008 aprobó la concesión del Título de Hijo Adoptivo de Grado a Francisco Crego Marcos “dado que de conformidad con el expediente instruido y habiéndose constatado que sin haber nacido en esta ciudad, había destacado de forma extraordinaria por cualidades o méritos personales y por servicios prestados en beneficio y honor de Grado que han alcanzado consideración indiscutible en el concepto público”.

En dicha declaración se hace una semblanza del médico fallecido: “Nació un 1 de marzo de 1933 en Salamanca, donde estudió la carrera de Medicina, una profesión a la que ha dedicado la mayor parte de su vida por una vocación que, según él mismo reconoce, le llegó temprana. A Grado llegó en 1960 para convertirse en médico del concejo. Por entonces, la asistencia como una prestación pública no estaba generalizada. El “seguro”, como se decía en la época, no alcanzaba a todos. Sólo lo tenían los obreros. No así el resto de vecinos, labradores, comerciantes o industriales, que tardarían aún casi dos décadas en obtenerlo. Por entonces, la mayor parte de la población del municipio vivía en aldeas muy diseminadas en el territorio, a las que costaba llegar a través de unas carreteras casi siempre en malas condiciones” .

La declaración municipal añade que “poco le importaban a Francisco Crego –“Don Francisco” para todos los moscones– las desfavorables condiciones y escasos medios con los que tuvo que trabajar durante sus primeros años de estancia en el concejo. Durante décadas atendió a los que tenían seguro y a los que no, a los que podían pagar y a los que no, y anduvo de noche y de día por todos los pueblos y casas donde se le reclamaba. Siempre con su maletín bajo el brazo o colgado de la mano, de aquí para allá de forma incansable
sin tener en cuenta si era sábado, domingo o festivo. En su casa siempre se atendía el teléfono y las urgencias, llamar a “Don Francisco” siempre fue garantía de hallar una respuesta. Desde que aquel joven médico llegó a Grado recién iniciada la década de los años 60, ha pasado mucho tiempo. Tanto que hoy puede decirse que por sus manos expertas han pasado generaciones y generaciones de moscones. “Don Francisco”, un hombre que ha hecho de su profesión su vida y que representa la figura de ese médico rural de abnegada dedicación que tiende a desaparecer por los nuevos modelos de asistencia que se imponen en la sociedad de nuestros días”.

Considera el Ayuntamiento que pocos son los vecinos del concejo que hoy no conocen a Crego, “pero son muchos los que coinciden en señalar la calidad del profesional y del
ser humano, las dos características que han guiado la trayectoria vital de un médico que nunca quiso dejar Grado, pese a que tuvo oportunidades de trasladarse a otros lugares donde probablemente las dificultades del trabajo diario eran menos que las que ofrecía una plaza entonces rural, con todo lo que implicaba en la época en la que inició su carrera
profesional en el municipio”.

Como ejemplo de su dedicación y entrega el texto cita el llamado “semáforo” que cuelga del balcón de la casa del médico, “una luz verde visible en la lejanía con la que su esposa, Ana María García, figura inseparable de la trayectoria de “Don Francisco”, alertaba a su marido, cuando éste salía, de que había una urgencia. Si Crego la veía encendida, sabía que debía volver rápidamente para atender a quien le necesitara.”

Recuerda la Corporación que en esta Villa “ha recibido también el galardón “Moscón de Oro 2003″ en su categoría local y como hemos señalado, el Pleno Municipal le
concedió la distinción de Hijo Adoptivo, habiendo tenido lugar el acto de entrega el día 6 de junio de 2009 en la Capilla de Los Dolores”.

Explican los munícipes que no existe en el Reglamento del Ayuntamiento una referencia expresa a la declaración del luto oficial, “con lo que se considera suficiente la
declaración del mismo por Decreto de Alcaldía, dando cuenta del mismo al Pleno Municipal para su conocimiento, máxime cuando la urgencia del asunto requiere una rápida resolución”.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa