Publicado el: 07 Sep 2016

El Ayuntamiento en pleno, contra el traslado del archivo de Trubia

Todos los grupos políticos, incluido el PP, firman una moción contra la decisión de Defensa de sacar de Asturias los fondos documentales
Toño Huerta, en representación de los vecinos, pide en el pleno “menos papeles y más dinero para la construcción del centro de interpretación”
Oviedo propone al Ministerio habilitar “con urgencia” un espacio para albergar la documentación de interés histórico

Toño Huerta durante su intervención, que incomodó al portavoz del PP Iglesias Caunedo

Toño Huerta durante su intervención, que incomodó al portavoz del PP Iglesias Caunedo

F. R. G. / A. d. B./ Oviedo

El Pleno del Ayuntamiento de Oviedo aprobó anoche por unanimidad reclamar al Ministerio de Defensa que no traslade a Madrid el archivo documental de la fábrica de armas de Trubia, y que negocie la creación de un centro de documentación en la localidad. Durante la sesión plenaria, intervino ante la Corporación el presidente de la asociación vecinal de Trubia, geógrafo de profesión y comprometido en la defensa del patrimonio industrial, Toño Huerta, que reclamó “menos papeles y más hechos” en la protección del patrimonio industrial, de Trubia, pero también del resto de Asturias. A los concejales ovetenses les pidió que presupuesten para el año que viene dinero para la construcción de un centro de documentación en Trubia.
Sobre el traslado de los archivos, adelantado por este periódico, Huerta considera que se trata de “un expolio a los vecinos y una patada al patrimonio industrial de Asturias”, una riqueza histórica en riesgo, cuya protección exige la intervención del Gobierno regional. En el caso concreto de Trubia, Huerta destacó que el traslado del archivo es el último eslabón de una cadena de olvidos y decisiones que perjudican a la localidad, como el despido de 55 trabajadores de la fábrica. El representante vecinal le pidió explicaciones al portavoz del PP, Agustín Iglesias Caunedo. “Usted anunció que el traslado se hacía para digitalizar los fondos documentales, que después volverían a la fábrica. Pero un medio de comunicación (en referencia a LA VOZ DEL TRUBIA) publicó poco después un comunicado oficial de Defensa señalando que los fondos se trasladaban a un lugar adecuado, a Madrid, algo que nos confirman algunos archiveros. Nos gustaría que nos dijera de dónde sacó esa información”.
La interpelación del líder vecinal incomodó visiblemente al portavoz popular, que se quejó de que se le forzase a intervenir en un asunto en el que todos los grupos habían negociado no tomar la palabra, respaldando por unanimidad la moción y dando voz a los vecinos. “Me consta que el Ministerio se va a dirigir al Ayuntamiento ofreciendo que esos archivos vuelvan, está dispuesto a firmar un convenio”, señaló Iglesias Caunedo.

Todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Oviedo, incluido el PP, aprobaron anoche en el pleno una moción conjunta en defensa del archivo de la fábrica de armas de Trubia que Defensa quiere trasladar a Madrid. Paralelamente un manifiesto ciudadano será entregado hoy en Delegación del Gobierno, Gobierno del Principado y en el propio Ayuntamiento. La ofensiva para tratar de detener lo que ya en ámbitos vecinales y políticos se considera un “expolio” del patrimonio histórico arranca con fuerza.

El acuerdo que se pretende trasladar al Ministerio de Defensa y en concreto a Dirección General de Infraestructuras y la Secretaria General Técnica (Subdirección General de Publicaciones y Patrimonio Cultural) considera que “para preservar el patrimonio industrial, cultural e histórico del concejo y defender el interés de los trabajadores y vecinos de Trubia, esos fondos documentales, muchos de ellos con más de un siglo de historia, deben de permanecer donde se han creado y almacenado hasta este momento, es decir, en Trubia”. Con el objeto de garantizar su correcto estado de conservación el Ayuntamiento de Oviedo propone al Ministerio de Defensa “Habilitar con urgencia en Trubia un espacio adecuado para su ubicación temporal, que cumpla las necesarias condiciones de seguridad y conservación, colaborar con el Ministerio de Defensa en el proceso de catalogación y digitalización de los fondos aportando recursos municipales y una vez realizada la catalogación y digitalización de los fondos documentales,  consensuar con el Ministerio qué documentación debe de permanecer en Trubia de acuerdo con su interés histórico y patrimonial para Oviedo”.

Manifiesto ciudadano

Por otro lado en la mañana de hoy se va a presentar en diversas instituciones un manifiesto ciudadano en defensa del patrimonio histórico de Trubia. El texto está firmado “por un grupo de personas del ámbito académico, profesional y social relacionado con la defensa, estudio y divulgación del Patrimonio Histórico-Industrial de Asturias”. El manifiesto de Trubia se entregará ante los registros de la Delegación del Gobierno, el Principado de Asturias y el propio Ayuntamiento de Oviedo. LA VOZ DEL TRUBIA ha pedido también su inclusión entre los firmantes. Por su interés lo reproducimos íntegramente:

En respuesta y reflexión sobre los últimos acontecimientos relacionados con el traslado del fondo documental de la Fábrica de Armas de Trubia a Madrid, un grupo de personas del ámbito académico, profesional y social relacionado con la defensa, estudio y divulgación del Patrimonio Histórico-Industrial de Asturias ha elaborado el siguiente manifiesto, el cual permanecerá abierto a nuevas incorporaciones. MANIFIESTO EN DEFENSA DEL MANTENIMIENTO EN TRUBIA DEL ARCHIVO DE LA FÁBRICA DE ARMAS Comenzando por una frase que puede resumir todo lo que a continuación se expondrá, en la Fábrica de Armas de Trubia se encuentra la evolución de la industria asturiana, conservando uno de los mejores exponentes del patrimonio histórico industrial español. A pesar de esta realidad, desde hace años son numerosas las voces que claman por su protección, viendo como cada día mengua y se arruina su ingente patrimonio arquitectónico, documental y tecnológico, por citar lo más visible. En los últimos días una nueva amenaza para la integridad de este bien patrimonial ha salido a la luz. Se trata del traslado que el Ministerio de Defensa pretende realizar del fondo documental de la factoría trubieca al Archivo General Histórico de la Defensa de Madrid, eliminando de un plumazo el “alma” de la Fábrica y descontextualizando todo el conjunto. Es necesario un traslado de la documentación dado el actual y lamentable estado de almacenaje, pero siempre en un espacio vinculado a la Fábrica de Armas y respetando la unidad del conjunto, permaneciendo integrado con su contexto industrial, social y territorial. Su recuperación y conservación ha de ser una tarea prioritaria. Es uno de los vestigios materiales más importantes de la Fábrica de Armas. Por ello una primera cuestión va destinada tanto a la Dirección General de Patrimonio Cultural como al Servicio de Promoción Cultural del Principado de Asturias, organismo este último que tiene la competencia en materia de archivos, y ambos dependientes de la Viceconsejería de Cultura y Deporte. Nos parece lógico que sea el Principado el que dé un paso en defensa de nuestro patrimonio, utilizando como herramienta la Ley de Patrimonio Cultural de Principado de Asturias. Esta Ley, en su artículo 76 incluye, dentro del régimen aplicable al patrimonio histórico-industrial, los fondos documentales de las empresas; y en la Sección IV habla del régimen aplicable al patrimonio documental y bibliográfico, desarrollando entre los artículos 77 y 92 toda la reglamentación, conviniendo recordar que el artículo 80.d estipula que “forman parte del Patrimonio Documental de Asturias los documentos del cualquier época y tipología, producidos, recibidos o conservados por las entidades y empresas públicas radicadas en Asturias”. Por ello entendemos que la protección de estos bienes documentales vinculados a la historia de la Fábrica de Armas de Trubia y al proceso industrializador asturiano, cuando menos, es precisa y oportuna. Acto seguido surge otra duda; realmente, ¿quién tiene la tutela legal del archivo de la Fábrica de Armas de Trubia? Si es el Ministerio de Defensa, lo que parece lógico, la pregunta es simple ¿por qué esta actuación, de esta manera y ahora? ¿Cuáles son sus objetivos y fines? ¿En qué se basan para considerar que este archivo debe salir de su contexto para ser trasladado a Madrid? El debate parece estar entre el principio de procedencia y el ciclo vital de la documentación, si bien a éstos no les ha de seguir la concentración física de los fondos, que se realizaría por cuestiones meramente económicas. No es lo mismo la procedencia geográfica del fondo documental que la procedencia orgánica, que obligaría al traslado a Madrid a los cinco años del cierre de la unidad de todos aquellos fondos dependientes del Ministerio de Defensa, si bien la Fábrica de Armas de Trubia sigue viva y en producción. La realidad de nuestro patrimonio industrial documental es la de un olvido secular, la historia de un expolio generalizado a lo largo de las décadas donde empresas, sean públicas o privadas, ni siquiera se planteaban conservar sus fondos documentales. Ahora el expolio se pretende hacer mediante un traslado injustificado desde cualquier punto de vista, privando a Asturias de una parte fundamental de su memoria industrial. Hace meses pareció vislumbrarse una solución. El Ayuntamiento de Oviedo y el Ministerio de Defensa habían comenzado a entablar negociaciones para la creación en Trubia de un pequeño Centro de Interpretación, un primer paso para un proyecto más ambicioso. Previamente, y a través de la movilización del tejido social de Trubia, se había logrado paralizar el traslado de diversa maquinaria de la Fábrica de Armas a la Escuela Politécnica de Gijón, y la creación de ese Centro de Interpretación serviría para acoger una colección de dichas máquinas y útiles de laboratorio, para lo que Defensa cedía dos posibles ubicaciones; junto con ello, se había hablado de fomentar y desarrollar de manera pareja un centro documental donde depositar todo el fondo documental trubieco de manera digna, previa catalogación de todos sus fondos. Creemos que este es el camino a seguir, la necesidad de establecer un convenio donde las diversas partes implicadas (Ayuntamiento de Oviedo, Principado de Asturias, Ministerio de Defensa) se comprometan a delimitar una serie de actuaciones encaminadas a la protección, conservación y divulgación del patrimonio industrial de Trubia, donde encajaría la permanencia de su fondo documental en la localidad al servicio de todos los investigadores y sociedad. La realidad es la necesidad de una planificación integral y estratégica del todo el patrimonio industrial asturiano para evitar, precisamente, situaciones como la actual. Y dado que el traslado parece deberse a razones económicas y técnicas, sería necesario y oportuno que tanto Principado de Asturias como Ayuntamiento de Oviedo aportaran un lugar físico adecuado al mantenimiento de este fondo documental con sus recursos propios y con el apoyo técnico del Ministerio de Defensa, que cuenta con amplia experiencia en la custodia de este tipo de fondos documentales. Un conjunto histórico-industrial como el de Trubia con componentes territoriales, urbanísticos, documentales, bibliográficos, tecnológicos, sociales, etc. que abarcan un periodo temporal de más de 200 años, llegando a la actualidad, sería incomprensible que se perdiera. Su protección y catalogación es fundamental, y si esta se hace a través del asesoramiento de los técnicos del Ministerio de Defensa, sobradamente cualificados, debería ser con el compromiso firme de incluir la dotación presupuestaria suficiente en los ejercicios 2017 y siguientes para su efectiva permanencia en nuestro territorio, atendiendo tanto a los principios de procedencia como a los del ciclo vital de la documentación que, como ya expresamos, no requieren una concentración física en Madrid. Y si nos centramos en el patrimonio documental y bibliográfico, con la magnífica biblioteca de la Fábrica de Armas de Trubia, sería inexplicable su separación; hay que verlo como un conjunto. Por lo tanto, a través de este comunicado, las personas abajo relacionadas solicitamos: 1. La paralización inmediata del traslado del fondo documental de la Fábrica de Armas de Trubia a Madrid. 2. La explicación por parte del Ministerio de Defensa, como propietario de los fondos documentales y bibliográficos, de sus intenciones, metodología y plazos en el caso de que se trate de una catalogación y digitalización con retorno del material a Trubia, así como de las partidas presupuestarias previstas para ello en los ejercicios 2017 y siguientes. 3. La catalogación integral de todos los bienes que conforman el fondo documental de la Fábrica de Armas de Trubia. 4. La creación de un centro documental, ligado a un Centro de Interpretación, de la Fábrica de Armas de Trubia, en la que necesariamente, también debería estar reflejada la Fábrica de Armas de La vega, así como la aprobación de una partida presupuestaria de las administraciones implicadas para el ejercicio 2017 y siguientes. 5. La apertura de una negociación entre todas las partes implicadas (Ayuntamiento de Oviedo, Principado de Asturias, Ministerio de Defensa, sociedad civil) con el objetivo de comenzar a trabajar en un Plan Director que proteja, conserve y divulgue el patrimonio de la Fábrica de Armas de Trubia. 6. El reconocimiento de la localidad de Trubia como paisaje histórico-industrial, promoviendo su declaración como Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico-Industrial junto con su Fábrica de Armas. 7. La visión de conjunto del patrimonio histórico-industrial de Trubia, comprendiendo su necesaria unidad, que ha perdurado hasta nuestros días durante más de 200 años, con una fuerte vinculación al territorio. 8. Conocer en qué términos el Gobierno del Principado de Asturias y el Ministerio de Defensa están negociando la cesión de la biblioteca de la Fábrica de Armas de Trubia, entendiendo que este fondo bibliográfico forma parte inseparable del fondo documental. 9. El compromiso por parte del Principado para que, en el caso de la permanencia o restitución del archivo de la Fábrica de Armas de Trubia a su contexto, aporte los medios técnicos y económicos necesarios para su ubicación en dicha localidad como centro preferente, asociado en la manera que se considere oportuna al Archivo Histórico de Asturias para no contravenir la legislación autonómica. Asturias ha sufrido a lo largo de las últimas décadas una dramática amputación de su tejido industrial. Consideramos un agravio y un ensañamiento innecesario que a los graves problemas sociales y económicos que conlleva ese proceso traumático, el Gobierno añada la amputación de nuestro patrimonio documental sin causa que lo justifique. Los asturianos no merecemos que, además, se nos prive de elementos sustanciales de nuestro acervo histórico Y para que así conste, apoyan el presente documento las personas y organismos abajo relacionados, en Oviedo a cinco de septiembre de dos mil dieciséis, – Manuel Antonio Huerta Nuño. Geógrafo – Antonio Masip Hidalgo. Ex-alcalde del Ayuntamiento de Oviedo – María Fernanda Fernández Gutiérrez. Historiadora del Arte – Ana Piquero García. Arquitecta. Grupo de Urbanismo del Colegio de Arquitectos de Asturias – José Ramón Fernández Molina. Arquitecto. Miembro del Comité Asesor del Ticchi España – Natalia Tielve Garcia. Profesora Titular de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo – Javier Fernández López. Director del Museo del Ferrocarril de Asturias – Aladino Fernández García. Catedrático de Análisis Geográfico Regional de La Universidad de Oviedo – Rubén Vega García. Profesor de Historia de la Universidad de Oviedo y Director del AFOHSA – María Pilar García Cuetos. Catedrática del Departamento de Historia del Arte y Musicología de la Universidad de Oviedo – Manuel Maurín Álvarez. Profesor Titular de Análisis Geográfico Regional y Coordinador del Máster en Recursos Territoriales y Estrategias de Ordenación de la Universidad de Oviedo – Mónica García Cuetos. Historiadora del Arte – Ignacio Fernández del Páramo. Arquitecto. Concejal de Urbanismo y Medio Ambiente de Oviedo – María Rosario Alonso Ibáñez. Catedrática de Derecho Administrativo de la Universidad de Oviedo – Germán Ojeda Gutiérrez. Profesor Titular de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Oviedo – Marcos de Balbín Pacios. Arquitecto. – Alfonso García Rodríguez. Archivero. Responsable del Archivo Histórico de Asturiana de Zinc, S.A.U. – Elena Toral Alonso. Historiadora del Arte, experta en arquitectura industrial – Pilar Sánchez Vicente. Documentalista y escritora – Octavio Monsarrat Zapater. Ex-Decano de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Oviedo – Francisco Prado Alberdi. Presidente de la Fundación Juan Muñiz Zapico – Benito García Álvarez. Historiador – Ángel de la Calle. Co-director de la Semana Negra de Gijón – Rolando Díez González. Grupo de Arqueología de la Asociación Cultural y Minera Santa Bárbara de Mieres – José Luis Soto García. Grupo de Arqueología de la Asociación Cultural y Minera Santa Bárbara de Mieres – Montserrat Andrino Gutiérrez. Grupo de Arqueología de la Asociación Cultural y Minera Santa Bárbara de Mieres – José Manuel Pérez Díaz-Pericles. Ingeniero Técnico Industrial. Ex Gerente de Valnalón – José Antonio Vega Serrano. Licenciado en Historia – Manuel Ángel Hidalgo Menéndez. Licenciado en Historia – Elena Nieto Torrejón. Archivista y Documentalista – Guillermo Bas Ordoñez. Licenciado en Historia – Ismael María González Arias. Director de Cultura del Ayuntamiento de Mieres – María del Mar Díaz. Profesora de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo – José Antonio Menéndez Fernández. Antiguo trabajador de la Fábrica de Armas de Trubia – Óscar García Cavielles. Geógrafo y Técnico de Turismo – Ernesto Burgos Fernández. Profesor de Historia – Rafael González García – Ánxel Nava. Artista – Antón Caamaño Vega. Actor y Director teatral – Pablo Martínez Corral. Historiador – Rafael Rodríguez Valdés. Historiador – Jorge Muñiz Sánchez. Historiador – Marta González Herrero. Profesora de Historia Antigua de la Universidad de Oviedo – Rosa Cid. Profesora Titular de Historia Antigua de la Universidad de Oviedo – Carmen García García. Profesora Titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Oviedo – Francisco Erice Sebares. Profesor Titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Oviedo – Diana Sánchez Mustieles. Doctora en Arquitectura. Blog Patrimonio Industrial Arquitectónico – Sergio Sánchez Collantes. Historiador, Profesor de la Universidad de Burgos – Faustino Zapico. Historiador – Naomi Soto. Periodista y fotógrafa – INCUNA. Asociación de Arqueología Industrial – Grupo de Arqueología de la Asociación Cultural y Minera Santa Bárbara de Mieres – APUDEPA, Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa