Publicado el: 07 Sep 2016

Sesenta corredores se enfrentaron en la III Ultra Trail Güeyos del Diablu

Se desarrolló entre Quirós y Lena, con una distancia de 80 kilómetros y 11.229 metros de desnivel acumulado y el vencedor fue el gallego Fernando Arca

Voluntarios que participaron en la organización

Voluntarios que participaron en la organización / Foto de Beatriz Álvarez

Beatriz Álvarez / Quirós

El pasado sábado 3 de septiembre se celebró la III Ultra Trail Güeyos del Diablu entre Quirós y Lena. Desde la plaza Alfonso X el Sabio de Pola de Lena, capital del concejo de Lena salieron los corredores un poco más tarde de la hora prevista, las 5,30 de la mañana. Fueron casi 80 intensos kilómetros que transcurrieron por el Parque Natural de las Ubiñas La Mesa – Reserva de la Biosfera. Tomaron parte de la prueba un número mucho menor que en años anteriores, debido fundamentalmente a varios factores: la organización de la carrera la ofertó un poco tarde, la proliferación de las carreras de este tipo que amplía considerablemente el abanico de la oferta y a que, por primera vez, se celebraba la hermana pequeña bautizada como Güeyinos, casi de idéntica dificultad pero con la mitad de distancia y que contó con el doble de participantes. Los 61 valientes deportistas se enfrentaron a una prueba de gran dureza con 11.229 metros de desnivel acumulado, cuya dificultad más alta la encontraron en los 2.152 m de altitud de la cumbre de Peña Rueda en el concejo de Quirós.

Este año a diferencia de los dos anteriores, el buen tiempo y las altas temperaturas acompañaron todo el recorrido, lo que ayudó a que el espectáculo fuera mayor pero sumó sufrimiento a la ya de por sí larga prueba. El recorrido de este año era circular, con llegada y salida en Lena. Sólo unos veinte km de los casi ochenta iban por tierras quirosanas. Desde Porciles los corredores tomaron el desvío a la Campa el Fitu para tras bajar hacia las Viciechas, descender hasta el río de Lindes a 760 m y comenzar el ascenso al pueblo de Cortes en el concejo de Quirós a 887 m altitud al que salieron por el camino de Resalcedo, en el Cantu la Tabla.

En el pueblo de Cortes, donde los voluntarios vieron amanecer, estaba instalado el primer avituallamiento sólido y líquido a unos 17,23 km desde la salida. Desde Cortes subieron a la mortera dirección a las Cochadiechas en la falda de Rueda 1.740 m altitud, donde aquellos a los que la concentración se lo permitió disfrutaron del espectáculo de los Güertos del Diablo (km 22) para luego ascender al pico de Peña Rueda 2.152 m de altitud en el km 24, donde les esperaban los quirosanos más animosos que cada año les reciben con la bandera de Asturias y un culín de sidra.

Tras coronar Rueda el descenso lo hicieron por el vaso de Rueda hasta la majada de Manín. Tras cruzar ésta y un hayedo tomaron camino dirección sur para llegar a la Foz Grande por donde transcurre la carrera a la orilla del río Güeria, lugar con una magia especial, para entrar en los puertos de Güeria que albergan bosques únicos de acebo que abrazan a tejos centenarios. Desde el río la carrera continuó hacia el Lago de Güeria pasando por la cuesta la Sapera.

El corredor gallego, vencedor de la prueba, en plena ascensión / Foto de Beatriz Álvarez

El corredor gallego, vencedor de la prueba, en plena ascensión / Foto de Beatriz Álvarez

Más de dieciocho horas de carrera para los valientes que llegaron los últimos, aunque en este tipo de pruebas es más cierto que nunca lo de “lo importante es participar”. Participar y llegar sanos y salvos a meta. Casi 12 horas para el ganador absoluto de la prueba (y veterano masculino), el gallego Fernando Arca Casal del club Xesteiras que disculpó su ausencia en la entrega de premios por motivos laborales y que estuvo en cabeza desde el primer momento. En senior masculino el primer clasificado fue Iván González López del club Cafes Toscaf Gmea y en mujeres María Richter Balboa del Juanchu Team (que también ganó el parejas mixtas). La entrega de premios se celebró en el colegio Jesús Neira de Pola de Lena, con la presencia de representantes de los dos Ayuntamientos que acogen esta carrera. Durante la misma todos coincidieron, organización y Ayuntamientos, en destacar la labor de apoyo de los más de cien voluntarios que no solo son puntos de información y referencia para los corredores, sino también, testigos de la gran fiesta del deporte que son este tipo de pruebas por montaña.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa