Publicado el: 20 Sep 2016

Necropsias bajo sospecha

FAPAS

fapasUnidades forenses de prestigio internacional consideran que en la realización de necropsias a osos muertos en la Cordillera Cantábrica, no se han aplicado  praxis correctas y adecuadas  para conocer con detalle la causa de la muerte.

Así se desprende de los escritos  presentados por estas unidades forenses al Juzgado de Cervera de Pisuerga donde se ha seguido el caso de otro oso muerto en extrañas circunstancias en la provincia de Palencia. Los expertos cuestionas la poca fiabilidad de necropsias para establecer causas de muerte de especies protegidas como es el caso del oso pardo, así como la necesidad de  que se cumplan las responsabilidades penales, si en el desarrollo de las necropsias no se amplían los medios de investigación técnicos y científicos.

Entre los análisis básicos que se deben de aplicar en casos de muertes de especies protegidas, se deben de incluir no solamente los análisis patológicos. Una necropsia completa sistemática y concienzuda. Estudio radiológico completo con independencia de las sospechas de la causa de la muerte. Toxicología, anatomía patológica o histopatología completa, microbiología, estudios genéticos, balística, análisis físico-químicos, análisis osteológicos y cualquier otra prueba forense que se estime pertinente.

Lamentablemente, en muchos casos de necropsias  llevadas a cabo con oso muertos en la Cordillera Cantábrica, además de carecer de  soporte judicial, las necropsias han sido realizadas sin autorizaciones judiciales ni actas de custodia,  los análisis en heridas externas han sido evaluadas por meros informes visuales del cadáver del oso, con resultados de necropsias poco rigurosos como es el caso de achacar la muerte de osos por ataques de otros osos, cuando  las heridas presentes no se corresponden con las típicas heridas que se producen los osos machos en sus enfrentamientos.

Ante esta circunstancia, FAPAS ha remitido a cada uno de los miembros de la Junta General del Principado de Asturias, que representan a cada uno los partidos políticos allí presentes, los informes técnicos  de los equipos forenses especializados en determinar las causas de muerte de especies protegidas, como es el caso del oso pardo, para demostrar que efectivamente, existen criterios técnicos y científicos  que cuestionan las necropsias de los osos muertos.

FAPAS también ha solicitado al Gobierno regional de Asturias, a  través de la consejería de Medio Rural y Recursos Naturales, que en las necropsias que haya que realizar en Asturias por causas de hallazgos de osos muertos, se amplíen  los niveles de investigación  que permitan determinar con absoluta claridad la causa de estas muertes, de acuerdo a los criterios  manifestados por  especialistas en  materia forense de vida salvaje.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa