Publicado el: 30 Sep 2016

[Desde territorio Pésicu] Asesinato en el comité central

Por Leopoldo ALONSO CID

poldoAunque quizá la prudencia desaconsejaría evitar esta reflexión, mi particular forma de ser me empuja a hacerla y a hacerla en este momento. Describir la situación actual del PSOE que debe elegir entre lo que creemos que se debe y lo que se desea, me hace sentir un Sófocles moderno reescribiendo el mito de Antígona, y eso convendrán, queridos lectores, que es una osadía por mi parte. Hecho este inciso y para empezar, debo reconocer que en las primarias últimas Pedro Sánchez era mi tercera opción empatada con la abstención que era la cuarta, si bien ese mismo día Pedro pasó a ser de forma inequívoca mi secretario general, con todo lo que ese cargo conlleva.

A Felipe González nunca tuve el honor de votarlo en primarias (ahora las iba a consentir Guerra), si bien lo hice en diversas ocasiones, alguna con la nariz tapada, tapadísima y alguna más, mi moral me lo impidió. Pues bien, este valor del pasado del PSOE, modernizador de España como ahora lo denominan los del “váyase Sr. González” y el “usted es la X de los GAL”, dirige o por lo menos encabeza un “asesinato en el comité central” sólo que a la luz del día, con permiso de mi querido Vázquez Montalbán. ¿Era tan necesario que la noticia de cabecera fueran esas declaraciones de González y no el paseíllo de Rato y Blesa? Cuándo Sánchez supuestamente le dijo a “Isidoro” que en segunda votación se iba a abstener para facilitar un gobierno del PP, ¿tan poca lealtad tiene al partido que no comunicó a nadie que el grupo parlamentario se iba a saltar a la torera la instrucción del Comité Ejecutivo Federal?.

Es muy posible que Pedro Sánchez actúe por interés personal, que se apoye en las bases para luchar contra otros candidatos posibles al cargo y que tome decisiones desacertadas en algún momento. O sea, que Sánchez es un dirigente del PSOE como todos los anteriores y lamentablemente como los que vendrán. Lo que no entiendo es que si tan seguros están los golpistas de acertar ¿por qué no esperan al comité ejecutivo federal del sábado?. El PSOE, como cualquier partido político, tiene todo el derecho y el deber de cambiar a sus dirigentes si creen que estos lesionan los intereses del mismo, pero los estatutos dejan clara la manera de hacerlo. Esta forma golpista es una salida cortoplacista y demuestra un desconocimiento de la situación actual de la política en España.

El “no es no”, ya es más que una expresión acertada, es la forma de expresarnos las bases militantes y la forma de ejercer nuestro derecho a que nunca, repito nunca, mi voto socialista sirva para entronizar cuatro años más a un partido corrupto, a un partido que masacra a la clase trabajadora y que pretende acabar con los servicios públicos en aras de una élite del Ibex 35, a quien sirve Felipe González. Los “barones” territoriales, aquejados del “síndrome de la coleta”, que son varios, ante el miedo cerval a Podemos, se miran sus rojos ombligos y copilotan el despropósito actual.

Conclusión, Tamayazo a la vista y me temo que la solución a estos despropósitos, que pasa por separar los cargos orgánicos de los institucionales, no se va a producir. Y seguro que las primarias siguientes, cuando sean, serán con avales, y los participantes en el próximo y muy necesario congreso federal, saldrán de listas bloqueadas, mangoneadas y … más maera.

Deberes para esta quincena para el que viaje a Madrid: ver en el Teatro Bellas Artes hasta el día 16 de octubre Mi pequeño pony, una muy acertada reflexión sobre la libertad, el miedo y el instinto de protección; y de verdad que en la próxima hablamos de Ripa.

Salú y república desde el territorio Pésicu

Comentarios:
  1. wunelfe karin dice:

    La salud como objetivo y fin está muy bien; lo de la república no tanto. De Repúblicas está llena América, Venezuela, Perú…, y no son un ejemplo a seguir; pero tampoco las Repúblicas Democráticas lo son, y tenemos un modelo a evitar, la República Democrática del Congo

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa