Publicado el: 06 Oct 2016

El oso pasea por Quirós

Por Beatriz ÁLVAREZ

La presencia de osos en la margen del Valle de Quirós que está dentro del Parque Natural las Ubiñas-La Mesa no es algo extraño. Siempre ha sido esa la zona quirosana osera por excelencia. En Ricao, Coañana o Faedo son muchos son los testimonios que lo ratifican. Antes y ahora siempre hubo osos en esa zona apetecible para estos animales como hogar por su abundante extensión boscosa. Las frecuentes incursiones de estos animales a deleitarse con la miel de las colmenas, convierten su banquete en daños a los apicultores que de forma artesanal y para el consumo propio dejan parte de su tiempo cuidando con mimo a estos insectos sin los que el ciclo de la naturaleza no podría seguir su curso. Estos daños que se repiten año tras año no siempre se cobran o si se cobran, lo hacen tarde y mal, después de hacer dar muchas vueltas a los propietarios en su particular batalla con la Administración para conseguir resarcirse de las pérdidas.

Arroxo

Arroxo

Sin embargo, si bien las dos incursiones de osos en la zona de Ricao esta misma semana podrían entrar dentro de lo que se considera “normal” dado el mencionado carácter osero de la zona, este pasado domingo dos vecinas de la zona, habituales senderistas, dieron la voz de alarma sobre la presencia de un oso en la zona de Arrojo. El animal se aventuró a acercarse hasta la finca conocida como el Quintanal donde hay animales estabulados. Presas del nerviosismo, no fueron capaces de tomar documento gráfico, pero si avisaron a los propietarios de la finca para que bajasen a echar un vistazo. Así lo hicieron e inspeccionaron la finca desde el coche, acercándose a ver a las vacas que en palabras de la propietaria “Estaban echadas, estaban tranquilas. No había ningún signo de que se hubiera acercado hasta ellas”. Está claro que el oso no se queda esperando que vengan a fotografiarle o a espantarle, pero es evidente que esta vez el oso cruzó el río y la carretera general para aventurarse en el otro lado del Valle. Hasta ahora mi padre nunca jamás escuchó incidentes en esta zona al respecto. Estos días los vecinos han manifestado su creciente preocupación ante el incremento de la presencia de osos en las inmediaciones de los pueblos, algo que hace unos años no era habitual y hoy lleva camino en convertirse en usual. Facilitar de alguna forma la alimentación de los osos a los que se les complica con el incremento de su población, hay más de los que nos dicen y hay que repartir, y la urgencia por apuntar soluciones que eviten que suceda una desgracia personal están en boca de todos los quirosanos. Mientras tanto igual empezamos a verlo «tascándose» contra los muros de San Pedro de Arrojo o paseándose por la Vega.

Comentarios:
  1. Xixon dice:

    El problema llegará cuando el oso se acerque más de la cuenta a una persona y el animal pueda asustarse y reaccionar de forma agresiva, mejor no pensarlo.

    • Bea la de Lola dice:

      Vamos librando, no sólo los habitantes quirosanos sino todos los del Valle, el día que empiecen a contarse daños a personas, la Administración responderá (espero) Un saludo y gracias por comentar.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa