Publicado el: 06 Oct 2016

Los arqueólogos hallan restos romanos en Cueiro

Los materiales encontrados son un fragmento de herramienta y otro de armamento, probablemente de la primera conquista entre el 29 y el 19 antes de Cristo
El equipo de investigación, formado por siete personas de Asturias, Galicia y Portugal, confirma la alineación de los cinco campamentos militares del Camín Real de La Mesa
La utilización de nuevas tecnologías como la teledetección y el láser aéreo pueden revolucionar el campo de la investigación y desvelar los misterios de la penetración romana en el Noroeste

João Fonte y Andrés Menéndez Blanco realizando trabajos topográficos en el campamento romano de Cueiru (Taxa, Teverga)

João Fonte y Andrés Menéndez Blanco realizando trabajos topográficos en el campamento romano de Cueiru (Taxa, Teverga)

Fernando Romero / Teverga

El equipo de arqueólogos que durante esta semana realizan prospecciones en Teverga y Somiedo en busca de posibles asentamientos militares romanos han confirmado ya sus sospechas: tanto en Cueiro como en el Xuegu La Bola se instalaron campamentos militares que estaban perfectamente alineados con los otros tres emplazados en el Camín Real de la Mesa: en El Mouro (entre Grado y Belmonte) y en Dolia-Las Cruces. Los primeros materiales ya han sido encontrados. Se trata de fragmentos de herramienta y de armamento y, a falta de su posterior datación en laboratorio, creen que los restos pueden corresponder al primer periodo de la conquista romana y de las llamadas por los autores latinos guerras asturcántabras.

Joâo Fonte, portugués, José Costa, gallego y los asturianos David González y Andrés Menéndez están echando muchas horas en ambos yacimientos, en lo que consideran una excavación «express», pero se muestran satisfechos porque «hemos superado con creces nuestros objetivos». Este rápido avance se debe sobre todo al uso de nuevas tecnologías en la investigación arqueológica «usamos técnicas que nos permiten intuir y luego hacer una criba y optimizar el tiempo en campo», explican. Se basan en la teledetección (fotos aéreas) y en el proceso de láser aéreo, una especie de escaneado desde el cielo que ha realizado el Instituto Geográfico Nacional para desarrollar la nueva cartografía de España y que permite a los investigadores, por ejemplo, limpiar la vegetación del emplazamiento desde el ordenador. «Pero para ello es necesario tener experiencia; no es un mapa del tesoro, hay detrás mucho trabajo», aclaran.

En 2001 se documentó el primer campamento romano en Asturias, en La Carisa, desde entonces hay ya localizados 17 posibles emplazamientos, la mayoría descubiertos por el asturiano Andrés Menéndez, hoy por hoy uno de los mayores expertos en documentar campamentos militares romanos. «Queríamos investigar más y aquí en La Mesa nos está sirviendo para confirmar lo que siempre habían dicho los historiadores, que esta vía fue por donde penetraron los romanos para la conquista del Noroeste peninsular».

El objetivo de esta primera «minicampaña valorativa» era comprobar la potencialidad del yacimiento para seguir profundizando en próximas acciones, algo que ya han adelantado que harán. Para ello cuentan con financiación del CSIC, de la Univversidad de Santiago y del Ayuntamiento de Teverga, aunque también se ha anunciado ya que la Dirección General de Patrimonio de Asturias va a colaborar.  No obstante matizan que ellos van a seguir haya o no dinero «porque a veces es más bien cuestión de voluntad y se puede hacer una investigación a lo pobre, aunque los resultados compensan», explica José Costa. Todos expresan su optimismo por el resultado de este primer acercamiento para poder ampliar el conocimiento de la conquista romana.

En el Noroeste peninsular hay documentados un centenar de campamentos que no eran estables debido a su ubicación en alta montaña, en condiciones poco recomendables para estancias largas. «Podían estar un día o dos, o bien más tiempo en temporada estival. Estos destacamentos servían para hacer labores de policía, de control territorial, planificación de vías o exploración de yacimientos auríferos».

Otra importante noticia es que gracias a estas excavaciones se podrá ir mejorando el conocimiento histórico: «hasta la fecha solo contábamos con las fuentes romanas de estas guerras, por lo que eran interesadas y cercanas al poder. La arqueología supera esos límites y nos permite contrastar, como por ejemplo saber el punto más occidental al que llegaron, o identificar montañas y ciudades que se citan pero cuya ubicación real se desconoce», explican los investigadores.

Para este equipo la importancia de estos trabajos trasciende nuestras fronteras debido a que estas guerras fueron las primeras de conquista que se llevaron a cabo en el nuevo periodo imperial «y todo lo que avancemos aquí, ayudará a  otros países europeos a completar el puzzle de la romanización europea y del conocimiento de las nuevas técnicas de conquista que se incorporan en el paso de la República al Imperio».

Pero además, añaden, el poder trabajar en las zonas en las que se ubicaban estos campamentos militares, como es el caso de Cueiro «te permite intuir cosas que no puedes hacer desde el laboratorio o la universidad. Te das cuenta si el sitio era o no adecuado para acampar, por ejemplo». El objetivo de estos campamentos era abrir vías que comunicaran la costa con la meseta, añaden.

Por otra parte, los trabajos quieren también aproximarse al proceso de conquista no solo desde Roma sino desde los pueblos indígenas con los que se enfrentaron y que estaban situados a media ladera en sus castros. «Se ha estudiado poco el proceso de conquista desde la otra parte y lo que estamos comprobando es que no hay indicios de un impacto violento. No se puede hablar de ataques a poblados. No hay evidencias como las que hay, por ejemplo, en Cantabria y en Burgos. Además las tribus eran muy diferentes unas de otras, por lo que no había un enemigo único», explica David González.

El próximo sábado a las 19,30 horas el equipo de arqueólogos estará en la Casa de Cultura de Teverga para explicar e informar a los vecinos de los resultados de esta minicampaña.

arqueologos-teverga-2

Vista del foso defensivo perimetral en el campamento romano de El Xuegu la Bola (Somiedo/Teverga).

 

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa