Publicado el: 24 Oct 2016

La población de jabalíes se multiplicó por diez en una década

El Principado coordinará actuaciones con ayuntamientos, sociedades de cazadores y otras entidades para frenar el incremento del número de ejemplares 
«Es imprescindible la colaboración de todos», asegura el director de Recursos Naturales, Manuel Calvo
2016_10_24-rueda-prensa-plan-jabalies

El biólogo Pablo González-Quirós; el coordinador de la comisión de Medio Rural de la Federación Asturiana de Concejos (FACC), Marcelino Martínez; el vicepresidente de la Sociedad de Cazadores de Siero y Noreña, José Llana; el director general de Recursos Naturales, Manuel Calvo; y, el coordinador de la Guardería del Medio Natural, Obdulio Moreno.

Redacción/ Santo Adriano

La población de jabalíes se ha multiplicado por diez en Asturias en la última década, pasando de unos 6.000 en 1994 a cerca de 60.000 en 2013. Este es uno de los datos ofrecidos hoy por el director general de Recursos Naturales, Manuel Calvo, que considera “imprescindible” la colaboración de todas las administraciones públicas y la sociedad civil para frenar los daños producidos por su gran expansión. Calvo, que ha presentado las actuaciones que realiza el Gobierno de Asturias para disminuir la presencia de esta especie en la comunidad, ha destacado la elaboración de un plan integral de prevención y control de ejemplares en las zonas urbanas, una población que se ha incrementado  en las últimas décadas en toda Europa y que en Asturias ha crecido de forma considerable este año. Según Calvo, el aumento de las poblaciones de suidos (jabalíes autóctonos e introducidos y cerdos cimarrones) es una preocupación común a muchos países en cuatro continentes, entre ellos, España, donde se ha producido una espectacular expansión desde 1960, similar a la de Europa, con un ritmo de crecimiento casi constante en la mitad norte de la península desde ese década. Este incremento se ha retardado en Asturias hasta los años 80 del siglo XX y actualmente el jabalí está presente  en todos los concejos asturianos, salvo en Gozón. La aparición de  jabalíes habituados al hombre en entornos urbanos es  un problema emergente en las dos últimas décadas. Calvo ha afirmado que esta situación tiene “una compleja solución que requiere de la cooperación entre administraciones y sociedad civil: cazadores, ecologistas, animalistas y todos los ciudadanos para encarar este asunto con posibilidad de éxito”. Las ciudades proporcionan recursos a estos animales, como alimento (raíces en los jardines y basuras), agua o refugio en las épocas más desfavorables y mantienen densidades superiores a las que se pueden encontrar en los hábitats más naturales. Los principales daños que producen son hozaduras y colisiones con vehículo y, en una una fase más avanzada de habituación, concurren en espacios públicos (jardines, parques e incluso áreas edificadas) aunque los ataques a personas son muy excepcionales.El problema es común a muchos países en Europa y en todo el mundo. Una encuesta realizada sobre jabalíes y cerdos cimarrones en áreas urbanas y suburbanas sobre situación y medidas tomadas en 104 ciudades de 18 países en cuatro continentes arrojó el siguiente resultado: En el 80% seguían aumentando y sólo en un 3% habían disminuido. Por ejemplo,  partir de 2012 se cazan 2.500 jabalíes anuales en Berlín. En España existen dificultades con la especie en 30 provincias y 80 ciudades, con un aumento exponencial del 30% anual  a partir de 2010. En 2015 se cazaron 625 jabalíes en el Parque Natural de Collserola, en Barcelona.En los entornos urbanos de Asturias,  aparecen en  2002 y se aprecia un incremento a partir de 2012, cuando comienzan a observarse jabalíes en el interior del casco urbano de Oviedo, una subida poblacional que se dispara en 2016. Además, en la zona central del Principado se ha percibido una hibridación de jabalíes con cerdos vietnamitas. Así, en 2013 se detectó presencia de estos animales asilvestrados en Siero, Sariego y Villaviciosa. Actualmente, también en Oviedo, Castrillón, Gijón, Llanes y Tapia de Casariego. En 2016 se han capturado 20 ejemplares. A las zonas de seguridad genéricas establecidas por la Ley de Caza del Principado de Asturias (vías y caminos de uso público, vías férreas etc.)  en el medio urbano hay que sumar otras 17 zonas de seguridad señalizadas con una superficie de 322 kilómetros, principalmente en Oviedo, Llanera, Siero, Gijón, Avilés, Corvera, Castrillón y Valdés. Calvo ha remarcado que la  caza está prohibida en el medio urbano y limitada con disparo sobre los ejemplares en un total 2.414 kilómetros cuadrados, el 22,8% de la superficie de Asturias. El responsable de Recursos Naturales ha informado de que en 2015 la Guardería del Medio Natural realizó 368 servicios en las zonas de seguridad y refugios de caza en toda Asturias. En lo que va de año, se han desarrollado 152 servicios, 23 de ellos en Oviedo, con 24 jabalíes abatidos. Las indemnizaciones por daños de la especie en cultivos agrícolas y  accidentes de carretera han superado los 18 millones en los últimos 15 años y se han abierto 90.000 expedientes en ese periodo. El Plan de Prevención y Control de Jabalíes que, por encargo de la Consejería de Desarrollo Rural  y Recursos Naturales,  está elaborando el Indurot, contiene tres líneas generales de actuación:

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa