Publicado el: 27 Oct 2016

Equo pide prohibir la venta de cerdos vietnamitas para atajar al «cerdolí»

Reclaman al Gobierno regional un estudio sobre el cambio de costumbres de la fauna silvestre y más rapidez en el pago de daños a ganaderos

jabali-700x394

Dos ejemplares de jabalí

Redacción/Santo Adriano

El partido ecologista Equo ha reclamado al Gobierno regional que prohíba la comercialización de cerdos vietnamitas, una especie que está hibridando con jabalíes salvajes, creando ejemplares intermedios, «cerdolís». También proponen que se impulse una campaña para esterilizar a todos los ejemplares que en la actualidad están en manos particulares, además de otra batería de propuestas para responder a la alarma en torno al crecimiento de la presencia de fauna silvestre en los entornos urbanos, aunque consideran que la preocupación está «interesadamente» hinchada, ya que «la presencia de fauna en el entorno periurbano es normal y siempre ha existido. Además la expansión urbanística ha llevado a que haya zonas residenciales rodeadas de sotobosque y monte, lo que tiene entre los aspectos positivos la facilidad del contacto con la fauna silvestre; aunque haya quien lo vea como un problema o un peligro».
En el caso de los jabalíes, consideran que su crecimiento se debe a varios factores, como «su gestión cinegética, pero también de los cambios de hábitos en la población rural, los efectos del cambio climático, etc. Al convertirse muchas fincas del entorno periurbano en zona de sotobosque es más fácil para los jabalíes acercarse a poblados, más en zonas como la Fresneda que son urbanizaciones ubicadas en zonas que hace no tantos años eran completamente rurales».


Equo destaca que las competencias en materia de fauna salvaje son del Gobierno asturiano, y plantea una batería de medidas: «Establecer un acuerdo con la Universidad de Oviedo para el estudio de los nuevos hábitos de la fauna silvestre en las cercanías de núcleos de población; quizá pudiera ser también oportuno el seguimiento mediante radiomarcaje de ejemplares de jabalí y otras especies para establecer unos patrones claros de su comportamiento y para poder planificar las políticas basándose en datos científicos; prohibir la comercialización de cerdos vietnamitas y otras especies exóticas; realizar una campaña de concienciación para buscar la castración de todos los ejemplares que están actualmente en manos de particulares; dejar de matar lobos. Las poblaciones de grandes carnívoros se autorregulan. Poblaciones estables de lobos suponen un mayor control del jabalí y una reducción de la muerte de animales domésticos según los datos científicos; poner en marcha planes de educación ambiental que ayuden a la gente a entender el comportamiento de la fauna salvaje y saber como comportarse ante esos animales. Es la actividad humana la que debe aprender a convivir con la fauna y la flora salvaje, no al revés; publicitar las subvenciones existentes para poner medios que prevengan los daños (pastores eléctricos) y realizar acciones formativas sobre su uso, y abonar con más rapidez las compensaciones por daños causados por los jabalíes».

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa