Publicado el: 17 Nov 2016

Fapas culpa al Principado de que los lobos ataquen a la ganadería

La organización conservacionista asegura que la disminución de las presas naturales de estos cánidos en las zonas de alta montaña, condiciona el ataque a los rebaños domésticos

M2E77L132-132R398B368

Lobo ibérico / Foto de Fapas

Redacción / Santo Adriano

La organización conservacionista Fapas, con sede en Santo Adriano, acusa a la Consejería de Desarrollo Rural de ser la repsonsable de que hayan aumentado los ataques de lobos a las ganaderías, al llevar a cabo una gestión que, a juicio de Fapas, ha hecho desaparecer de la montaña las presas naturales de los cánidos.

Se basan en el último informe que realizó esta organización que que recoge que la evolución del jabalí, “especie que actualmente  forma parte  de manera principal como dieta natural del lobo, aumenta y disminuye, sin que sus poblaciones permanezcan estables”. Por eso señalan que el intento de bajar los daños de jabalí en las áreas rurales, “ha llevado a la Administración asturiana a promover una caza intensiva del jabalí en territorios donde esta especie cumple un papel importante para aportar a los lobos capacidad de alimentación natural”.

Según Fapas la Consejería está trabajando en base a informes sobre población de jabalí con métodos del año 1988, “cuando los medios de  control de  datos de fauna salvaje no poseían capacidad técnica alguna para desarrollar un censo a escala regional, salvo que  se implicase a un gran número de personas en la observación directa de la especie a   censar”. Añaden que actualmente  existen técnicas modernas que permiten evaluar poblaciones de fauna salvaje con  gran  precisión, “utilizadas en todo el mundo con toda clase de  tipos de fauna, son las cámaras fotográficas que permiten obtener información exacta y fiable sobre evolución demográfica de la fauna salvaje”.


 



Sin embargo -subrayan- “esta técnica no es manejada por el Gobierno del Principado de Asturias, obsesionado a través de su Consejería de  Desarrollo Rural en mantener bajo mínimos a aquellas especies que causan daños sobre intereses económicos humanos. La consecuencia de esta gestión ciega, carente de ningún respaldo técnico, lleva desde hace unos años derivando en la lamentable consecuencia del incremento de daños de lobo a la cabaña ganadera de montaña en Asturias”.

Ponen como ejemplo el concejo de Teverga, en donde los daños de lobo “no cesan, alcanzando no ya a la ganadería que pasta en las zonas de montaña, sino también al ganado al pie de las casas de los pueblos. Durante los últimos meses, la práctica totalidad de los pequeños rebaños de ovejas que pastan en prados cercanos a los pueblos, han sido atacados por lobos”, explican.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa