Publicado el: 18 Nov 2016

El fallecido por el accidente de la caldera de Oviedo era de Quirós

Alejandro Álvarez, de 39 años, tiene la casa familiar en Villagime, aunque vivía en Avilés

Calle Joaquin Blume, en Oviedo, en donde se produjo el accidente

Calle Joaquin Blume, en Oviedo, en donde se produjo el accidente

Redacción / Santo Adriano

Alejandro Álvarez Caballero, el joven de 39 años que falleció el pasado miércoles en Oviedo por la mala combustión de una caldera, era originario de Villagime (Quirós), en donde pasaba algunos fines de semana en la casa familiar de sus padres. La noticia de su fallecimiento ha causado una gran consternación en el concejo y en todo el Valle, pues era una persona conocida. El fallecido vivía en Avilés y deja viuda, Ana Rubio y tres hijos. Según informan los que le trataban, era una persona muy trabajadora y nunca perdió su vinculación con su pueblo. Su familia es muy conocida y querida en la zona.



Alejandro fue uno de los tres heridos tras resultar intoxicados por monóxido de carbono en Oviedo. Hacían labores de mantenimiento para una empresa y se encontraba revisando la instalación en el cuarto de calderas ubicado en el sótano del edificio número uno de la calle Joaquín Blume, en el barrio de Ventanielles. Los hechos ocurrieron el pasado día 15, cuando dos operarios y un vecino resultaron intoxicados por inhalación de monóxido de carbono. El origen pudo ser por una mala combustión de la caldera o incluso por una acumulación de gases, según informaron los agentes de la Policía Local desplazados hasta allí.

 

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa