Publicado el: 26 Nov 2016

Fin del “efecto Fidel”

Por José María RUILÓPEZ
jmr-eloy-g-menoyo-y-flor-habana-12-2006

El autor, con el comandante de la Revolución Eloy Gutiérrez Menoyo y su compañera Flor, en La Habana, en 2006

Con el fallecimiento de Fidel Castro el 25 de noviembre de 2016 a las 22,29 horas en La Habana, Cuba, se abre un momento de incertidumbre ante la sucesión de Raúl Castro, de  85 años, que anunció su renuncia para el 24 de febrero de 2018, y se acabó lo que yo llamo en mi novela “Todo fue en La habana” (Madrid, 2013), “el efecto Fidel”.  Que no tiene nada que ver con lo que dice la canción cuando él llegó al poder: “se acabó  la diversión, llegó el Comandante y mandó aparar”. “El efecto Fidel” es esa especie de parálisis intelectual que provocaba su presencia sobre la población, bajo su palabra incendiaria, tras el rescoldo de su impostura indiscutible, junto al recelo del vecino delator, sobre la necesidad de “resolver” la vida diaria a base de hurtar al Estado en cada trabajo, hacer “bisnes” con todo lo posible, desde bebidas, prendas, sexo, bares, hoteles, alimentos, y hasta una veintena de fabricaciones y trapicheos con diversos géneros y necesidades de diario.

Fidel Hipólito Castro Ruz (que luego cambió por Fidel Alejandro por su adoración de Alejandro Magno), había nacido en Birán, provincia de Holguín, Cuba, 13 de agosto de 1926. Era hijo de Ángel Castro Argiz, gallego de Lugo, 1875, fallecido en Birán, Cuba, 1956. Un hacendado que había combatido en la Guerra de Cuba, que fue repatriado y volvió a la isla en 1905 e hizo fortuna. Que se casó en primeras nupcias con la maestra María Luisa Argota Reyes el 25 de marzo de 1911. Con la que tuvo cinco hijos.

Pero Fidel Castro nació de los amores de Ángel Castro con la sirvienta de su casa, Lina Ruz González (Pinar del Río, Cuba 1903–Birán, Cuba 1963) mientras seguía casado con María Luisa Argota. Ángel Castro tenía 51 años y Lina Ruz 23 cuando nació Fidel. Fue bautizado cuando tenía ocho años. Sus  padres se casaron en 1943, cuando él tenía 17 años.

Estudió derecho en la Universidad de La Habana, y pronto comenzó a mostrar sus inquietudes políticas. En 1948 se casa con Mirtha  Díaz Balart, y va de luna de  miel a Nueva York. De ese matrimonio nació Fidel Ángel Castro Díaz Balart (1949). Su última esposa es Dalia Soto del Valle, con la que tuvo cinco hijos, siguiendo la costumbre cubana todos con la inicial igual: Alexis (1961). Alexander (1963). Antonio (1969). Alejandro (1971) y Ángel (1974). Tiene una hija extramatrimonial con Natalia Revuelta Clews, llamada Alina Fernández Revuelta, que vive en Miami desde 1993. Y otra Hija no reconocida, Francisca Pupo. Otro hijo con María Laborde, Jorge Ángel Castro Laborde. Ciro, nacido en 1960 de madre desconocida. Y Andrés, 1960, con Marita Lorenz, joven alemana que conoció en un viaje de ella con su padre, Capitán de barco, a La Habana y con la que mantuvo una tormentosa relación.

Tras un exilio obligado, vuelve a boro del yate Granma para invadir la isla. Es el primero de  Enero de 1959 cuando baja de Sierra Maestra con los comandantes Ernesto Che Guevara, Raúl Castro, Camilo Cienfuegos, Juan Almeida y Eloy Gutiérrez Menoyo, siendo éste el primero que entró en La Habana, procedente del frente del Escambray, para culminar la Revolución.

Cabrera Infante refiere la costumbre, por desconocimiento o manía, de tergiversar los nombres de la gente. Como cuando se refirió en público al entonces ministro de Asuntos Exteriores de Argelia: “Este Buteflika o Butterfly o como se llame”. Señalando al reelegido Presidente de Argelia por cuarta vez en Abril de 2014, Abdelaziz Bouteflika, que en aquel momento tenía 22 años.

Los primeros años de gobierno están jalonados por múltiples situaciones de máxima tensión. La inclinación absolutista de Fidel Castro llevó a numerosos  enfrentamientos  con sus antiguos seguidores. Como la huída a Miami del también comandante Eloy Gutiérrez Menoyo, cuando, según confesó al que suscribe en La Habana en 2006, “cuando me doy cuenta de que no se va a instaurar un sistema democrático. Sino un sistema de partido único, me voy”. Incorporándose al grupo Alpha 66, que intentó regresar en la isla con tropas y fue capturado y condenada a cárcel, donde pasó 22 años. Según Gutiérrez Menoyo, ya en 1959 Fidel había dicho: “Ni imperialismo que ahoga los pueblos, ni comunismo que emplea el terror”. “En Cuba, afirmaba Menoyo, el terror y la represión están a la orden del día”. “En 1995 hablé con Fidel y le dije que apoyaba su retiro para llevar a cabo una transición pacifica para cerrar las páginas de la historia, y él me dijo que apoyaba el mío”. Fidel Castro dejó el poder de forma interina en manos de su hermano Raúl en 2006, pero por enfermedad.

 

Comentarios:
  1. wunelfe dice:

    DEP. Vaya por él mi minuto de silencio, con el respeto que se merece quien no vivió causas en juzgados, tanto nacionales como internacionales. A cualquiera que me hable de Fidel estoy dispuesto a escucharle, pero también le emplazo a que hable de Posada Carriles, quién le da cobertura y en su momento apoyo.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa