Publicado el: 15 Dic 2016

Los apicultores temen la llegada a la Comarca del avispón asiático

Una falsa alarma puso por la mañana en alerta a los vecinos de Quirós, aunque la guardería rural descartó que se tratara de la agresiva avispa

Los productores de miel alertan de que la especie, presente en el Occidente, avanza una media de 50 kilómetros al año

Nido aparecido en Quirós, que resultó una falsa alarma

L. S. N./Santo Adriano

Los apicultores temen la llegada del avispón asiático a la comarca del Camín Real de la Mesa, y consideran que no se está haciendo todo lo posible para frenar la expansión de esta agresiva especie invasora. Así lo señala Mario Pérez, apicultor de Grado, una opinión que comparte la Asociación de Apicultores de Asturias. «Hay un caso pendiente de confirmar en Candamo, y la especie ha sido detectada con toda claridad en los concejos del occidente, así que en cualquier momento se identificará también en estos concejos», señala Verónica Escorial, de la asociación profesional asturiana.

La preocupación por esta plaga encendió ayer las alarmas en Quirós, donde los vecinos identificaron un nido sospechoso, a sólo un kilómetro de Bárzana, en la carretera hacia Coañana, y denunciaron su presencia a la Guardería de Medio Rural. «Ya habíamos visto en alguna ocasión algún ejemplar de avispón, pero no nidos, y nos temíamos que éste fuera uno», señala Fernando González, el vecino que dió la alerta a la guardia, que se desplazó a la zona a comprobar si se trataba del primer caso de Vespa Velutina del concejo. Finalmente, según las primeras impresiones de la guardería rural, se trató de una falsa alarma. «La forma y el tamaño del nido, la apertura por la que entran y salen los avispones, todo indica que se trata de la avispa europea», concluyó la guarda, que destaca que es importante que los vecinos se conciencien de que es posible que aparezcan estos nidos, y que es esencial que se de la voz de alarma para su erradicación. Y es que de un solo nido, en la época de cría, pueden salir un centenar de reinas, que creen otras tantas nidadas, de una especie muy voraz y que no tiene depredador.

Zona en la que está el nido. Al fondo, Bárzana

El avispón asiático se detectó en España por primera vez en 2010, y en Asturias en junio de 2014, en la zona de San Tirso de Abres, que limita con Galicia, donde se trata de un problema muy extendido. Desde su aparición, al principio restringida a los concejos del occidente, el Principado puso en marcha un protocolo para su detección, facilitando trampas a los apicultores para identificar la presencia de los ejemplares, y poder luchar contra su expansión, muy rápida, ya que los expertos estiman que avanza a un ritmo de 50 kilómetros al año. La especie amenaza especialmente a las abejas, ya que forman parte de su dieta y una sola de estas avispas puede capturar entre 25 y 50 abejas al día.

También es una grave amenaza para los frutales, las plantaciones de arándanos, kiwis, o los manzanos. «No tiene depredador, y no se está haciendo todo lo que debería para frenar esta situación desastrosa», opina Mario Pérez.
«
«

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa