Publicado el: 18 Dic 2016

La Guardia Civil detiene a un sospechoso de los robos en bares de la comarca

Se trata de una persona muy conocida en Grado y ha quedado en libertad con cargos, aunque no se le han imputado los delitos

F. R. /La Voz del Cubia / Grado

La Guardia Civil detuvo el pasado jueves a una persona sospechosa de los robos que se han perpretado en las últimas semanas en bares de la comarca. El detenido, muy conocido por las fuerzas de seguridad en Grado, pasó ese mismo día a disposición judicial, y quedó en libertad con cargos. En estos momentos la Guardia Civil investiga si el sospechoso tiene relación con los asaltos a varios bares de la comarca, en Grado, Trubia y Teverga.



A finales de noviembre se produjeron varios robos e intentos de robo en la zona. El último de ellos ocurrió sobre la una de la madrugada, en la pizzería tevergana Pares y Nones. “Estábamos en casa, encima del bar, y oímos unos golpes muy fuertes. Mi cuñado preguntó a gritos quién andaba ahí, nos asomamos a la ventana y vimos huir a un hombre, encapuchado, y salir de allí en un coche. El coche estaba aparcado en una zona sin luz, así que no pudimos ver la matrícula, pero era largo, no pequeño, y de color gris”, señala una de las propietarias del bar.

Los cacos entraron rompiendo una de las dos puertas, y golpearon con fuerza la máquina tragaperras, de la que se llevaron la recaudación, que ascendería a unos 800 euros. También robaron la máquina registradora, que estaba vacía. En tono a la una y media de la madrugada, acudió la Guardia Civil, que tomó huellas y fotografías. Al día siguiente los dueños de la pizzería interpusieron la denuncia.



Previamente hubo un intento de robo de madrugada, en el bar Casa Julia, de Trubia, que está a pie de la carretera de los Valles. En esta ocasión los cacos intentaron abrir una de las puertas del bar, rompiendo el cristal más cercano al pestillo. El ruido despertó a un familiar de los propietarios, que reside en el piso superior. Al asomarse a la ventana para ver lo que ocurría puso en fuga a los asaltantes. Sólo más tarde se percató de que habían intentado allanar el bar. El intento de robo ocurrió sobre las cinco de la mañana, y los propietarios pusieron denuncia en el puesto de la Guardia Civil de Trubia.

Los días anteriores se habían producido cuatro asaltos en establecimientos hosteleros de Grado todos de noche. Los cacos intentaron acceder por la fuerza a la sidrería El Feudo Real, el bar La Parra, la cervecería El Guirigay y el café Express. Solo lograron entrar en estos dos últimos y llevarse algo de dinero del Guirigay. Ya en ese momento había sospechas sobre los presuntos autores.

Deje su comentario

Diario digital del Camín Real de la Mesa